Opinión

COLUMNA: Vivir para contarla

¿Más vacaciones son mejores para las empresas

Por Rosario Gutiérrez

¿Más vacaciones son mejores para las empresas? Los estudios dicen que sí.

Hoy jueves 8 de diciembre será discutido en el pleno de la Cámara de Diputados el dictamen aprobado por la Comisión de Trabajo y Previsión Social que propone 12 días de vacaciones al año para los trabajadores, y aunque originalmente se proponía que fueran continuos, al final se modificó para que solo 6 sean de dicha manera y los restantes de forma escalonada, según convengan al patrón y al trabajador.

Y aunque éste es un avance, dista de llegarle a la cantidad de días vacacionales que se gozan en otros países que, por cierto, son más productivos según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). De hecho, es el segundo país miembro con menos vacaciones para sus trabajadores.

Y aunque hay voces desde los sectores privados que argumentan que este cambio podría elevar los costos en sus negocios e institutos que afirman que la reforma hasta podría incentivar la informalidad, pues los costos de acoplarse a ella tendrían mayor impacto en los pequeños negocios, las cifras de la OCDE sugieren que esta reforma podría traducirse en empleados más productivos.

En septiembre de este año, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) publicó dichas cifras de la OCDE en su artículo “Aumentar los días de descanso mejora las condiciones laborales en el país”, el cual arrojan que, aunque en México se trabaja 24% más tiempo que el promedio del resto de países miembros de la organización, esto no se refleja en el Producto Interno Bruto (PIB).

Si bien el artículo también admite que de aprobarse y aplicarse la reforma, ésta no permearía en todo el mercado laboral, pues no sería posible regularlo en el sector informal y que además traería más costos hacia los negocios, por conceptos como primas vacacionales, el IMCO también propone que para amortiguarlos, el Gobierno pueda incentivar a las empresas mejorando los costos de la formalidad.

Aunque a esta reforma le resta camino legislativo por recorrer en la tribuna de la Cámara alta, me parece que viene a responder a una demanda de los trabajadores mexicanos y a seguir empujando la ruptura de paradigmas en este campo.

En los últimos 2 años, mucho del empleo formal en México se tuvo que adaptar a trabajar de forma remota, parece ahora que las coyunturas políticas y sociales empujan para que la próxima adaptación sean condiciones laborales más dignas.

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba