COLUMNA: Voces Educativas

La medalla de oro no se gana accidentalmente 

Por Karla Moreno Trujillo

¿Cuál es tu sueño y tu meta? ¿Qué haces para lograrlo?

Hay personas exitosas la cuales pensamos que lo son porque así nacieron, dotados, cuando en realidad eso les costó de horas y horas invertidas de estudio, experiencia y práctica en su campo para llegar a ser quienes son antes de ser titulados expertos o exitosos.

No se llega al éxito por el talento, ni mucho menos por accidente, si no por trabajo arduo y fracaso diario.

Es fundamental dedicarle tanto tiempo como sea posible a eso que te apasiona para perfeccionar y lograr la excelencia. El hecho de que seas bueno no te garantiza la calidad total, para eso se trabaja duro cada día. Se requiere de sacrificios, el músculo se tiene que desgarrar para poder crecer.

Cualquier profesión es y va a ser difícil, entonces ¿cuál es tu gasolina?

¿Qué hará que aguantes en los momentos más obscuros, más difíciles con los que te vas a encontrar? ¿Cuál es tu motivo?

Ese motivo debe estar tan arraigado a tu ser, tan impregnado en tu piel, que no importa la tormenta, el rechazo, la critica que recibas, ese motivo hará que te levantes y que sigas adelante.

No es cuestión de suerte, debes buscar las posibilidades con acciones, sin rendirte hasta lograrlo a pesar de las adversidades. Se requiere de valentía y confianza en tus capacidades, aunque la adversidad te diga que no puedes o te presente obstáculos.

A veces puede que parezca que el esfuerzo no valió de nada, pero la experiencia y el aprendizaje lo valió todo. Las pruebas generan frutos; perseverancia, disciplina, el carácter y la esperanza.

Cuando eres firme en tus metas y en lo que quieres, puedes ser capaz de defenderlas por más difícil que parezca la situación. Tus sueños y tu pasión no tienen precio. Cuando lo entiendes, no hay que te detenga.

No hay formula de cómo lograr tus sueños y metas en la vida, aprendes conforme avanzas y enfrentas tus miedos

Atrévete a usar tus sufrimientos para que te hagan crecer, mejorar como persona y encontrar fortaleza.

La adversidad es como un monstruo que se atraviesa en el camino, pero si lo enfrentas, te puedes encontrar con una preciosa joya.

El éxito es la habilidad de ir de fracaso en fracaso con entusiasmo como lo dijo Churchill. Un buen motivo te puede ayudar hacerlo.

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios