Opinión

COLUMNA:Cotidianidad

El desapego

Por Karla Aliset Morfin Arredondo.

El desapego no es que tú no debas poseer nada, es que nada te posea a ti. Somos mucho más que un cuerpo físico. La materia no es más que una manifestación del espíritu. Mientras más dependencia y apego a la materia, más separación y lejanía de nuestra esencia. 

Libera de tu vida todo aquello que te esta quitando tu salud emocional; el desapego no es romper vinculo emocionales, es ponerles equilibrio a los vínculos que formas. Eres responsable de tu vida, tus decisiones y tus actos. Eres una persona libre, la cual debe irse de aquella relación donde ya no es sano estar, cuando sientas que tu trabajo te está desgastando más de lo que te imaginas.

Temes tanto a perder las cosas y las personas que amas, en especial a las que te apegas porque te resuelven algo que necesitas. Curiosamente cuando llegas a apegarte a algo o alguien, lo que empiezas a perder es a ti mismo.

El desapego no es desamor, sino una manera sana de relacionarse, cuyas premisas son: independencia, posesividad y no adicción. Acepta lo que viene y déjalo ir cuando sea hora; lo que es para ti será sin necesidad de forzarse.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba