Comienza juicio contra acusado de matar a familia musulmana en Canadá

Un hombre canadiense acusado de embestir con su camioneta a una familia musulmana en Ontario, causando la muerte de cuatro personas, compareció brevemente ante el tribunal el jueves, mientras surgían nuevos detalles sobre él en la prensa local.

Nathaniel Veltman, de 20 años, asistió por videoconferencia a la audiencia vestido con ropa de prisión de color naranja y con el pelo corto para resolver su representación legal. Se fijó una nueva fecha de comparecencia para el 14 de junio.

El joven, que nunca ha sido condenado por un delito y no se le conocen afiliaciones a grupos extremistas, ha sido acusado de cuatro cargos de asesinato en primer grado y un cargo de intento de asesinato. Un niño de nueve años que quedó huérfano en la embestida se recupera en el hospital de sus heridas.

Si es declarado culpable, Veltman enfrentaría cadena perpetua. El primer ministro Justin Trudeau calificó el ataque de “atentado terrorista”. La policía de la localidad de London, en Ontario, está en contacto con la policía federal y el fiscal general para añadir posibles cargos por terrorismo.

El detective superintendente Paul Waight, que dirige la investigación, dijo el lunes que existe evidencia de que se trata de “un acto planificado y premeditado, motivado por el odio”.

“Se cree que estas víctimas fueron atacadas por ser musulmanas”, dijo en una conferencia de prensa.

La noche del domingo, la familia Afzaal caminaba por una acera cuando una camioneta negra “se subió a la acera y los golpeó”, informó la policía.

El sospechoso huyó y fue detenido a pocos kilómetros de allí, donde se encontró frente a frente con un taxista, indicaron medios locales.

El sospechoso se detuvo detrás del taxi y, según el relato del jefe del conductor, Hasan Savehilaghi, “gritó a nuestro colega que llamara a la policía porque había matado a alguien”.

El taxista -que también es musulmán– habría visto grandes daños en la parte delantera del vehículo del sospechoso, así como salpicaduras de sangre.

La policía llegó rápidamente y detuvo a Veltman, que llevaba un chaleco antibalas, un casco militar y una camiseta con una esvástica, dijo el presidente de la compañía de taxis.

“Se estuvo riendo todo el tiempo”, dijo Savehilaghi a medios locales.

 

Con información de Excélsior

Print Friendly, PDF & Email
Sin Comentarios

Deje su Comentarios