Mundo

Condena duramente la ONU los ataques rusos a la infraestructura ucraniana

La campaña rusa de ataques contra la infraestructura civil de Ucrania fue objeto este martes (6) de duras condenas por prácticamente todos los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, que advirtieron del dramático invierno que se avecina para la población del país.

Rusia continúa su agresión y está usando el invierno como un arma de guerra”, denunció Nicolas de Rivière, el embajador ante Naciones Unidas de Francia, que junto a México convocó al máximo órgano de decisión de la organización para abordar la situación humanitaria en Ucrania.

Según De Rivière, los ataques “sistemáticos” contra la infraestructura ucraniana en un momento en que las temperaturas se sitúan bajo cero “reflejan un claro deseo de Rusia de hacer que los ucranianos sufran, de privarles de agua, calefacción y electricidad con la esperanza de minar su resistencia”.

El representante de México, Juan Ramón de la Fuente, destacó que los bombardeos contra la red eléctrica, unidos al frío, están creando una nueva dimensión en la crisis humanitaria que se vive en Ucrania.

No es solo que millones de personas se estén quedando sin electricidad y calefacción en pleno invierno, recordó el diplomático, sino que los cortes energéticos también complican enormemente el suministro médico y ponen en peligro la seguridad de las centrales nucleares del país.

“Reiteramos nuestro llamado urgente a poner fin a estos ataques y a intensificar esfuerzos en la reconstrucción de la red eléctrica”, señaló De La Fuente, en un mensaje que fue repetido por la mayoría de los países del Consejo de Seguridad.

Incluso China pide contención a Rusia

China, pese a que mantiene una postura más tibia que otros ante la invasión rusa, dejó claro que quiere que se detengan los “ataques contra las infraestructuras civiles” y que se reparen cuanto antes los daños para evitar el sufrimiento de los más vulnerables.

Según confirmó el jefe humanitario de la ONU, Martin Griffiths, millones de ucranianos están viviendo sin acceso a calefacción, electricidad y agua como consecuencia de la actual campaña rusa de bombardeos.

“En medio de las temperaturas heladoras y de la destrucción, las personas en mayor riesgo son quienes ya eran vulnerables, entre ellos los ancianos, aquellos con discapacidades y los millones de desplazados, porque carecen de servicios esenciales”, apuntó Griffiths, que dejó claro que hace falta más apoyo del que ahora mismo pueden ofrecer las organizaciones humanitarias.

Con información e imagen de EFE

Botón volver arriba