El entrenador del Manchester City, Pep Guardiola. EFE/EPA/MAGI HAROUN/Archivo

Continúa Guardiola jugando sin un “9”

El Manchester City, emparejado con el Sporting en octavos de la Liga de Campeones, es uno de los rivales más temibles de Europa, pero sin un “nueve” de referencia que convierta todas las ocasiones que su rebosante fútbol crea. Los de Pep Guardiola se quedaron sin Harry Kane en verano y han trasvasado su producción goleadora a un Bernardo Silva sublime y a una maquinaria aplastante.

Pese a la ausencia del goleador nato, el City, líder de la Premier League, ha retenido la seguridad defensiva de la temporada anterior (es el equipo menos goleado de la Premier) y ha construido sobre ella un equipo prácticamente infalible. Como dato, en la Premier Ederson apenas ha tenido que hacer frente a 21 remates a portería.

En Champions League es cierto que el rendimiento de los cityzens se ha resentido, en un grupo en el que concedió dos derrotas, contra Paris Saint Germain y Leipzig, pero mereció más en la primera y no se jugaba ya nada en la segunda.

El no-fichaje de Kane y la caída en el último momento de Cristiano Ronaldo, más la marcha de Sergio Agüero y la irregularidad de Gabriel Jesús en punta, es lo que crea incógnitas en un equipo que se ha acostumbrado a ser un colectivo y a actuar como tal. Si el año pasado el máximo goleador fue un centrocampista como Ilkay Gündogan, este año el que ha asumido galones de cara a puerta es Bernardo Silva.

El portugués es para Guardiola, “el mejor jugador de la Premier” y a sus siete tantos esta campaña hay que sumar un nivel exquisito que hace impensable que el verano pasado fuera uno de los futbolistas con el cartel de transferible.

El gol es un bien muy repartido en un City donde Raheem Sterling, otro de los que apuntaban a salir, lleva cuatro tantos, y Phil Foden y Gündogan, tres cada uno. Se echa de menos una mayor producción ofensiva por parte de Jack Grealish, por el que se pagaron 100 millones en verano para reforzar una posición ya bien cubierta.

Esto ha desplazado en el capítulo de minutos a un Riyad Mahrez excelso cuando ha jugado, a los propios Foden y Sterling y a un Jesús que ha disputado muchos partidos desde la banda izquierda, explotando su habilidad con los pases de gol. El brasileño es el máximo asistente del equipo con siete.

Con Rodri ya establecido en el pivote, el hombre al que echa de menos en la medular Guardiola es un Kevin de Bruyne que terminó la Eurocopa tocado del tobillo y al que la carga de partidos aún no ha permitido descansar. Tuvo que disputar la fase final de la Liga de Naciones y además se contagió de Covid-19, frenando su progresión y perdiéndose siete partidos por el camino.

En defensa no ha cambiado mucho el grupo desde la final de la Champions, con Rúben Dias, mejor jugador de la Premier la temporada pasada, y un Aymeric Laporte que puede ser sustituido por John Stones con garantías. Kyle Walker no estará en la ida por haber sido expulsado en el último partido de la fase de grupos, mientras que Joao Cancelo, que puede jugar en los dos flancos, es un arma ofensiva más y este año se ha sumado al ataque con dos goles y seis pases de gol.

Con información e imagen de EFE

Print Friendly, PDF & Email