Colima

Crean base de datos regional de perfil genético que incluye a Colima y Jalisco

En el primer día de toma de muestras de genética en el municipio de Tecomán, Alejandro Jiménez, director general del Centro Nacional de Identificación Humana (CNIH), reconoció que debido a los pocos o casi nulos resultados que tenían al hacer la búsqueda caso por caso, las instituciones se organizaron para crear una base de datos regional, en este caso Colima y Jalisco, debido a la dinámica de los 2 estados que pudieran compartir los casos.

En ese sentido, dijo que las dinámicas humanas no se limitan a una entidad federativa, sino que se relacionan, es por eso que a nivel nacional se están coordinando con el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, el Centro Jalisciense de Identificación Humana, y toda la región Occidente hacia el Pacífico.

“También estamos trabajando hacia la costa norte, avanzando poco a poco para ir conectando y en algún momento tendremos que avanzar hacia Michoacán para conectar todas las comunidades que se relacionan entre sí, la idea es poder tener la mayor cantidad de perfiles de familia en la base para poder elevar la posibilidad de tener resultados positivos”, esto, dijo, debido a que las desapariciones son un problema nacional, y la forma de abordarlo tiene que ser regional.

La jornada que inició el pasado 3 de diciembre en Colima, estará también este martes de 9 de la mañana a 5 de la tarde en el parque “González Lugo”. El miércoles y el jueves en Manzanillo, frente de la glorieta del Pez Vela. “Aquí es la primera vez que venimos y lo estamos haciendo de manera simultánea en otros 2 estados, Jalisco, y además en San Luis Potosí, en colaboración con muchas instituciones homólogas”.

Alejandro Jiménez habló de la importancia de que las familias acudan a donar su genética, de preferencia varios familiares directos de la persona desaparecida tengan o no denuncia interpuesta ya que la información otorgada es totalmente confidencial, “sólo la manejamos para fines de búsqueda e identificación”.

En cuanto al proceso, explicó que primero es una entrevista con un equipo de investigadores acerca de las características de las personas que están buscando, “los recuerdos se construyen de manera colectiva y entre toda la familia podrá recordar detalles muy importantes para la identificación, si la persona caminaba de manera extraña, que tenía pie plano, que se había fracturado, si tenía los dientes chuecos, separados. Ese tipo de detalles”.

Es importante que lleven fotografías o radiografías de algún tipo de lesión. Posteriormente, se toma una muestra a cada uno de los familiares que consiste en un método no invasivo vía hisopo con el que se recupera tejido en la parte interior de la mejilla, “es un raspado muy sencillo y esas muestras las tomamos por duplicado, las guardamos para generar un procesamiento de extracción de ADN de esa muestra que se toma de cada uno de los familiares”.

Detalló que con la muestra se arma un perfil genético de la familia, lo que permite confrontarlo con los perfiles obtenidos, y cruzar no sólo con los registros de Colima, sino que se confronta nacional, con todos los grupos de familias frente a todos los restos procesados, de tal forma que eso dará más posibilidad de tener coincidencias y posibilidades de encontrar a más personas.

Alejandro Jiménez detalló que el CNIH está conformado por 5 equipos, el primero es de investigación y documentación, con psicólogas, trabajadoras sociales, en general que hacen las entrevistas a profundidad de manera sensible. Después uno conformado, por arqueólogos y antropólogos que recuperan los restos óseos en cualquier Estado en el que estén de manera ordenada y limpia para que el tercer equipo haga el análisis de antropología y odontología, “son médicos que conocen muy bien la estructura de un cuerpo y lo saben armar”.

Tras el armado de los restos, sigue el análisis genético en 2 partes, una que es en laboratorio con un equipo de científicas químicas farmacobiólogas. Y, finalmente, la confirmación de identidad con un último equipo que reúne a personas de cada una de estas especialidades y son las encargadas de detectar cualquier posibilidad de error para dictaminar si hay una alta probabilidad de que la persona que se encontró es la persona que la familia está buscando.

“Es todo un proceso que nos permite darle certeza a las familias, es un esfuerzo ordenado, con objetivos claros. Trabajamos para las familias, para darle resultados de una manera humana y a través de una búsqueda digna”, concluyó.

Botón volver arriba