Colima

CRÓNICA: De la Rey Colimán a la Galván, la protesta del IEE en 2 tiempos

Las y los trabajadores del Instituto Electoral del Estado (IEE), acompañados por consejeras y consejeros electorales, realizaron una marcha desde las oficinas de ese Instituto ubicado en la avenida Rey Colimán a Casa de Gobierno, por la calzada Galván, en la zona centro de la capital del estado. Las y los inconformes exigieron la entrega de recursos al organismo autónomo a fin de que se les cubran sus percepciones, lo cual no se ha hecho desde hace más de un mes.

Trabajadores del IEE y de los 10 consejos municipales electorales realizaron una manifestación afuera de las oficinas del Consejo General para exigir el pago de sus percepciones. Allí mostraron cartulinas con diversas leyendas para exigir el pago de sus percepciones. “¡Todos somos IEE! ¡Todos Somos IEE!”, gritaban.

A la manifestación se integraron las y los consejeros electorales encabezados por la presidenta del IEE, María Elena Adriana Ruiz Visfocri, quien luego de dialogar con los trabajadores, acordaron caminar hasta la Casa de Gobierno.

Apoyados por elementos de la Dirección de Seguridad Pública y Vialidad del Municipio de Colima, los trabajadores tomaron la avenida Rey Colimán hasta la glorieta, le dieron la vuelta y enfilaron por la Galván. Elementos de Vialidad bloquearon la circulación de automóviles.

Cuando los manifestantes, que en todo momento corearon “¡Todos somos IEE! ¡Todos Somos IEE!”, llegaron a Casa de Gobierno eran las 12:15 del mediodía. Nadie salió a atenderlos. Ellos y ellas comenzaron a gritar “¡Queremos nuestro sueldo! ¡Queremos nuestro sueldo!”. Nadie los tomaba en cuenta.

Dos espontáneos

Las y los trabajadores no desistían. A ellos y ellas se les sumó la activista Teresa Mascorro, quien teléfono celular en mano, comenzó a hacer una transmisión en vivo a través de las redes sociales. Ella se coloca al frente de los manifestantes y grita “¡Queremos revocación de mandato!”. Luego, preguntó: “¿Dónde está María Elena Ruiz Visfocri?”. Varias voces le responden y arremete contra ella: “¡A ver, tú eras muy amiga de Indira! ¿Dónde está el dinero? Todos son unos corruptos…”.

Chocaban las arengas, pues por un lado las y los trabajadores del IEE trataban de opacar los gritos de Mascorro y ella les contestaba que “todos son vendidos al sistema. Es una cucharada de su propio chocolate”. Resultó que al final la activista se acercó a la ventanilla donde se atiende a las personas para entregar un documento.

A la marcha de los empleados del Instituto Electoral también se sumó un vendedor de tuba que estaba en la glorieta del Rey Colimán. Discretamente desde que el contingente avanzaba, se ubicó en la esquina de calzada Galván y la calle Juan José Ríos. Empieza a vender su producto. Unos 25 minutos después da la noticia a los manifestantes que se le ha agotado la refrescante bebida y se retira.

No hay nadie

El secretario ejecutivo del IEE, Oscar Omar Espinoza, se acercó a la ventanilla donde se anuncian quienes van a realizar algún trámite en Casa de Gobierno. Primero explicó a uno de los agentes de qué se trataba la manifestación. Luego fue a llamar a una joven, que al parecer era secretaria.

Nuevamente vuelve a explicar las causas de la manifestación. Por respuesta obtiene que no se encuentra la gobernadora Indira Vizcaíno. Pide entonces que los atienda algún funcionario de Casa de Gobierno. La respuesta es negativa, le responden que no hay nadie. Quien lo atiende, una joven guardia, le dice que va a ver quién pudiera recibirlos y se va.

Transcurren los minutos. Primero 5, 10, 15 minutos. Regresa otro agente a la ventanilla y vuelve a preguntar al secretario ejecutivo: “¿Qué se les ofrece?”. El funcionario explica todo. El agente le reitera que no hay nadie. Oscar Omar Espinoza le revira: “¿Entonces nadie nos va a atender?”.

Regresa la primera joven que atendió a Espinoza y repite que no hay nadie en Casa de Gobierno, pero que trasladaría la información a la secretaria general de Gobierno, María Guadalupe Solís. Se acuerda entonces que sea una comisión de 8 personas. Media hora ha transcurrido.

El funcionario del IEE transmite la respuesta a María Elena Adriana Ruiz Visfocri, al resto de consejeras y consejeros y a los trabajadores y trabajadoras, incluidos de las y los consejos municipales electorales. Comienzan a ponerse de acuerdo para ver quiénes ingresarán.

Cerca de la 1 de la tarde se ve movimiento por la entrada de la calle Juan José Ríos. Ingresa la secretaria general de Gobierno. A los manifestantes se les avisa que se atenderá a la presidenta del IEE, a un consejero electoral y a 8 trabajadores estatal y de los consejos municipales.

Se determina que acompañarán a la presidenta del IEE, Juan Ramírez Ramos, Oscar Omar Espinoza y el resto.

El ingreso a Casa de Gobierno se tarda. Se les piden identificaciones y casi a las 1:30 de la tarde ingresa la última de las trabajadoras del IEE. La circulación sobre la Galván se normaliza. Los y las trabajadoras ocupan los prados casi a la entrada de Casa de Gobierno, buscan la sombra de las palmeras porque el calor se hace más fuerte.

Las consejeras y consejeros se confunden con el resto de los trabajadores. Esperan que se desarrolle el diálogo y a la representación ya le habían deseado suerte. Ellos y ellas tienen una misión: convencer a la secretaria general de Gobierno para que autorice de una vez por todas la ampliación presupuestal que tanto requiere el IEE para cerrar el ejercicio fiscal del 2022.

En ese punto, los representantes de los medios de comunicación se habían retirado. Ya habrá tiempo de conocer los acuerdos a que haya llegado.

Botón volver arriba