David Alva: el impulso de la cultura desde la infancia

Arquitecto de los espacios en los que se fomenta la cultura en la primera y segunda infancia, a través del Vagón con Alas y La Bebeteca “La Quinita”, David Alva adelanta las principales acciones que se implementarán en este mes de noviembre para seguir impulsando la cultura en las niñas y niños de Colima.

Este 30 de octubre, por ejemplo, iniciaron las actividades con talleres de creación de calaveritas, una presentación de la ofrenda para la Biblioteca “Rafaela Suárez“ y la presentación de Cristóbal Barreto, uno de los cuentacuentos más populares del estado, como parte del programa de desarrollo cultural infantil “Alas y raíces”.

“Es un programa federal pero que se opera a través de la Secretaría de Cultura. Próximamente vamos a estar en la Feria de Colima los días 11, 12 y 13 de noviembre. En la mañana vamos atender a grupos de las escuelas públicas, que hacen recorridos por la mañana; los vamos a llevar a talleres de manejo de barro, pintura, de artes circenses y talleres de música”.

Como parte de este trabajo de difusión cultura a niñas y niños, también el día 3 de noviembre se presentarán talleres, cuyos integrantes son becarios del programa Alas y Raíces, además de que también están conformados por niñas y niños del estado de Colima.

David Alva explica que a través de la plataforma de la Secretaría de Cultura se pueden conocer las actividades que permanentemente tienen. De igual forma, se tienen talleres semanales dentro de la Biblioteca “Rafaela Suárez”, los días martes y jueves, a partir de las 4 y 5 de la tarde.

También, los miércoles está el taller de música, a las 5 de la tarde, y el jueves se cuenta con el taller de Apapachos, el cual trabaja con todas las artes para la primera infancia y, posteriormente, a las 5 de la tarde, está el taller de estimulación a través de la danza. De igual forma participa un colectivo de mujeres que trabajan el porteo; ellas comparten con mamás esta experiencia los lunes a las 5 de la tarde y los sábados a las 10 de la mañana.

David Alva tiene más de 10 años trabajando como promotor cultural. Si bien su profesión original es la de músico y artista con instrumentos de origen prehispánico, ha sabido complementar este trabajo con la promoción cultural en la primera y segunda infancia.

“Me di cuenta que durante la infancia hay un impacto en ellos al momento de tener el contacto directo con actividades artísticas. Yo soy un testimonio de eso: cuando comencé con una actividad artística pude hacerme sensible ante lo que me rodeaba. Y eso es lo que propiciamos en estos espacios de la Secretaría de Cultura, ya sea en el Vagón o en La Bebeteca”.

Explica que es en estos espacios se propician encuentros donde se estrechen los lazos socioafectivos, una de las principales líneas que busca el programa de desarrollo cultural infantil de la Secretaría de Cultura, más allá de buscar formar a niños o niñas artistas.

– ¿Cómo es este trabajo de acerca la cultura a estas niñas y niños que integran la primera y segunda infancia? ¿Qué complejidad encierra, cuáles son los retos? Porque me imagino que es algo totalmente diferente a como se aproxima la cultura a los adultos.

– Claro. Desde luego hay que tener una capacitación para llegar a los niños, tener un lenguaje común hacia los niños, porque no es lo mismo acercar la cultura a los adultos que a los niños. Finalmente, los métodos pedagógicos se basan mucho en lo lúdico; las artes a través del juego, que es lo que llama la atención en los niños. También lo otro es entrar en el imaginario de los niños: ver, entender cómo es que ellos pueden comprender estos mundos a través de las artes.

David Alva invitó a los padres y madres de familia a que acerquen a sus hijos a estas actividades culturales. “Tenemos testimonios de padres y madres, que ven los cambios en sus hijos cuando participan en estas actividades: comienzan a desarrollar esta sensibilidad, comienzan a expresarse con mucha seguridad. Es un momento, además, que conviven en familia”.

Al respecto, el promotor cultural consideró que es precisamente esta clase de actividades culturales, en convivencia familiar, las que ayudan y contribuyen a regenerar el tejido social, indispensable en estos momentos convulsos. “Hay una manera de salvar este mundo y es a través de las artes”.

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios