De la era táctil a la gestual

La implantación de las pantallas táctiles supuso un cambio de paradigma en la comunicación hombre-máquina, sin embargo, ya se está preparando una nueva interfaz que prescindirá del contacto físico con el dispositivo. Tecnologías como Kinect, desarrollada por Microsoft para su consola Xbox, ya habían demostrado las posibilidades del reconocimiento de gestos por medio del mapeado de imágenes. Ahora es Google quien está inmersa en la investigación de la comunicación con las máquinas por medio de gestos, aunque con un enfoque distinto. Los primeros pasos se dieron cuando anunció el llamado proyecto Soli, un sistema de radares en miniatura capaz de interpretar los gestos de las manos del usuario en tres dimensiones sin mediar un contacto físico con la pantalla. Y no solo en el caso de los teléfonos móviles, sino también en televisores o vehículos.

Hasta ahora, el principal obstáculo para la implantación de Soli había sido el tipo de frecuencias en el que operan estos radares, ya que pueden interferir con otros dispositivos civiles y militares. Por suerte, en EEUU se acaba de dar un paso adelante con la aprobación concedida por la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés). Esta innovación tecnológica  ya es una realidad y solo falta que se asignen las frecuencias en las que operará. Parece que dentro de poco tiempo y con un poco de suerte, dejaremos de tener las pantallas de los móviles llenas de huellas dactilares.

 

Con información de Google/soli

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios