Destruirá pandemia el equivalente a 125 millones de empleos en 2021: OIT

Destruirá pandemia el equivalente a 125 millones de empleos en 2021: OIT

La recuperación del mercado laboral global, que perdió millones de empleos en la pandemia de coronavirus, se ha estancado en 2021 y refleja gran disparidad entre países avanzados y en desarrollo debido a factores como la desigual vacunación, advierte hoy la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En su nuevo informe sobre los efectos del Covid en el trabajo mundial, la OIT se muestra pesimista y calcula que a finales de año se habrá perdido el equivalente a 125 millones de empleos con respecto a 2019 (últimas cifras anteriores a la pandemia), frente a los 100 millones que vaticinaba en su anterior previsión de junio.

Vacunas y estímulos no llegan a todas partes

El lento avance de la vacunación en muchas economías en desarrollo, que impide el regreso a sus actividades de muchos trabajadores, unido a la falta de medidas de estímulo fiscal en esas mismas economías, son los principales factores del estancamiento y también de la divergencia entre países ricos y pobres.

“Habíamos anticipado un crecimiento frágil pero estable tras el devastador impacto de la pandemia, pero ese relativo optimismo se ha borrado debido a las nuevas olas del Covid y una recuperación económica más lenta de lo esperado”, destacó hoy el director general de la OIT, Guy Ryder, al presentar las cifras.

En el tercer trimestre de 2021, la OIT calcula una pérdida de empleo equivalente a 136 millones de empleos respecto a 2019, algo menos que en el segundo (140 millones), pero más que en el primero (131 millones), lo que refleja la dubitativa evolución del mercado laboral mundial.

“El desempleo ha bajado pero la inactividad (personas que no buscan empleo) sigue siendo muy alta, y mujeres y jóvenes continúan estando desproporcionadamente afectados por la pérdida de trabajo”, analizó Ryder.

A nivel regional, la disparidad se muestra en el hecho de que en Europa la pérdida de horas de trabajo respecto a los niveles prepandemia fue en el tercer trimestre del 2.5%, mientras que en Asia se situó en el 4.6%; en África subió al 5.6%; en América, al 5.4%, y en los países árabes, al 6.5%.

La tasa de vacunación es clave, según la OIT, en estas disparidades, ya que más dosis administradas han supuesto en muchas economías un relajamiento de las restricciones en los lugares de trabajo.

Esa tasa de vacunación roza el 60% en las economías de altos ingresos y sólo es del 1.5% en los países más pobres, lo que en términos laborales se traduce en que en el tercer trimestre casi dos tercios de los 136 millones de empleos perdidos -o equivalentes- se registraron en economías medias o bajas.

“Hay una evolución en dos velocidades, en la que las economías de ingresos altos ya se han recuperado hasta cierto punto mientras que las de bajos ingresos siguen sufriendo gravemente por la pandemia”, subrayó el director general de la OIT, quien dejará el cargo en marzo de 2022.

Con información e imagen de EFE

Print Friendly, PDF & Email