Mundo

Detectan comunicación entre extremistas y aliados de Trump

Un miembro del grupo de extrema derecha Proud Boys estuvo en comunicación con una persona ligada a la Casa Blanca de Trump en los días previos al asalto al Capitolio del 6 de enero, según un funcionario policial con conocimiento de la investigación.

Los datos de ubicación, celular y registro de llamadas revelaron una llamada que vinculaba a un miembro de Proud Boys con la Casa Blanca de Trump, dijo el funcionario. El FBI no ha determinado de qué hablaron y el funcionario no reveló los nombres de ninguna de las partes.

La conexión revelada por los datos de las comunicaciones se produce cuando el FBI intensifica su investigación de los contactos entre extremistas derecha, aliados de Trump en la Casa Blanca y miembros conservadores del Congreso en los días previos al ataque.

Los mismos datos no han revelado evidencia de comunicaciones entre los alborotadores y miembros del Congreso durante el ataque, dijo el funcionario. Eso socava las acusaciones demócratas de que algunos legisladores republicanos participaron activamente ese día.

De forma separada, Enrique Tarrio, líder de los Proud Boys, le dijo a The New York Times el viernes que llamó a Roger Stone, un colaborador cercano del ex presidente Donald Trump, mientras estaba en una protesta frente a la casa del senador republicano de Florida Marco Rubio. Durante la protesta, que ocurrió en los días previos al asalto al Capitolio, puso a Stone en el altavoz del teléfono para que hablara a la multitud.

Un funcionario dijo que la comunicación entre Tarrio y Stone no era la que estaba siendo examinada, y que la llamada hecha frente a la casa de Rubio era un asunto diferente. El hecho de que dos miembros del grupo estuvieran en comunicación con personas asociadas a la Casa Blanca subraya el acceso que tenían grupos extremistas violentos como los Proud Boys a la Casa Blanca y a personas cercanas al expresidente.

Stone negó “cualquier implicación o conocimiento del ataque al Capitolio” en un comunicado el mes pasado.

Aunque los investigadores no han encontrado contacto entre los alborotadores y congresistas durante el ataque, estos registros han mostrado evidencia de comunicaciones en días previos al 6 de enero entre extremistas y legisladores que planeaban participar en un mitin de Trump que ocurrió justo antes del asalto al Capitolio.

El Departamento de Justicia está examinando esas comunicaciones, pero no ha abierto investigaciones en torno a ningún legislador. Un portavoz del departamento declinó hacer comentarios.

Botón volver arriba