Dicta Derechos Humanos medidas cautelares ante motín del Cereso

El presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Colima, Sabino Hermilo Flores Arias, dio a conocer la emisión de un documento sobre las medidas cautelares respecto a los hechos ocurridos en el Centro de Reinserción Social (Cereso) de Colima, el pasado 12 de mayo, el cual tuvo un saldo de tres personas fallecidas y 15 lesionados.

El anterior, dirigido al maestro José Alfredo Lara Guerrero, director general de Prevención y Reinserción Social del estado, por haberse cometido una amenaza al derecho humano de la salud y la vida, pues según las evidencias, en el enfrentamiento o motín al interior del centro de reinserción, varias personas privadas de su libertad perdieron la vida y otras más resultaron lesionadas, así como personal administrativo y de custodia.

El documento señala que el Estado tiene la obligación de establecer condiciones de seguridad en los centros penitenciarios para proteger tanto a las personas privadas de su libertad, como al personal directivo, administrativo, de custodia, médico y enfermería, “por lo cual, este organismo protector advierte que existen diversas circunstancias de inseguridad que podrían ocasionar posibles violaciones a los derechos humanos de no realizar las acciones recomendadas en la presente medida”.

El motivo del enfrentamiento, según las pruebas, fue la restricción de las visitas de familiares a las personas privadas de su libertad, para cumplir con las medidas sanitarias emitidas por las autoridades a fin de prevenir el contagio  del virus Covid-19.

Cabe destacar que la Comisión Nacional de Derechos Humanos emitió el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria, y de acuerdo con los resultados obtenidos en el año 2019, el estado de Colima, con sus tres centros penitenciarios con los que cuenta, obtuvo la calificación de 6.76 y específicamente el Centro de Reinserción Social de Colima, 6.01.

Según la diligencia de inspección, al interior del centro se encontraron objetos como escombro y piedras, por lo que se consideró necesaria una exhaustiva supervisión de ingreso de personas y la revisión de las estancias, para controlar incluso el acceso de drogas enervantes, sustancias y objetos prohibidos y/o peligrosos como arnas de fuego  o celulares.

Sobre el uso de la fuerza, la medida cautelar destaca que deben llevarse a cabo todas las diligencias e investigaciones que garanticen que las víctimas accedan a la justicia y efectiva reparación del daño, y que el personal de seguridad y custodia aplique correctamente los protocolos de uso de la fuerza.

Con el objetivo de que se tomen las medidas necesarias y urgentes dentro de su competencia, para garantizar el derecho a la vida y a la salud de las personas privadas de su libertad, se deberá, entre otras medidas, capacitar al personal administrativo y de seguridad en caso de motines, mantener las restricciones a las visitas, por el tiempo estrictamente necesario con base a las disposiciones emitidas por las autoridades sanitarias para evitar el contagio del Covid-19.

También, realizar las reparaciones a la infraestructura del centro de reinserción social, así como recolección de escombros o piedras de su interior, y observar lo dispuesto en el Pronunciamiento de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, para la adopción de medidas emergentes complementarias en favor de las personas privadas de la libertad.

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios