Discriminación, problema estructural de México: CONAPRED

La directora general adjunta de Vinculación, Cultura y Educación de la Conapred, Tania Ramírez Hernández, señaló que la discriminación sigue siendo uno de los problemas estructurales de nuestro país, “y por estructural quiero decir que no es un asunto que suceda en la interacción de dos individuos, sino que está en nuestras instituciones, en nuestras leyes, en el funcionamiento de nuestra sociedad, incluso en el funcionamiento del orden público y del gobierno”.

Entrevistada durante su visita a la entidad, la funcionaria del Conapred puso como ejemplo que “por ley las personas que trabajamos debemos trabajar una jornada de ocho horas; la Ley Federal del Trabajo prevé que las trabajadoras del hogar trabajen 12 horas, ese es un claro ejemplo de cómo en un ordenamiento judicial, en una ley, hay un elemento de discriminación”.

Reconoció que se ha avanzado mucho en el conocimiento de las condiciones de discriminación de los grupos que históricamente han visto vulnerados sus derechos, “pero todavía no podemos cantar victoria”.

“El Conapred levantó el año pasado, y va a ser público este año, un estudio sobre la discriminación. Se levanta periódicamente y hemos observado que si bien ha crecido el conocimiento sobre el derecho a la no discriminación, y la necesidad de atender a los grupos históricamente discriminados, la discriminación sigue sucediendo”.

Y destacó que existe un andamiaje social, jurídico, gubernamental y de prejuicios que no han sido eliminados, porque no se ha logrado gestar un cambio cultural, que hace falta para entender que sin importar el origen y las características de las personas, todas y todos tenemos los mismos derechos.

Durante la entrevista, la directora general adjunta de Vinculación, Cultura y Educación de la Conapred señaló que las personas trans son las que mayor discriminación sufren en las casillas al momento de la votación, mencionando que puede ocurrir cuando se da una aparente discordancia entre la expresión de género de la persona y los datos contenidos en la credencial.

Asimismo, mencionó que otros que sufren discriminación son las personas de talla baja, los adultos mayores, así como quienes pertenecen a pueblos y comunidades indígenas, en el sentido de que todos los mensajes y contenidos tendrían que estar comunicados no solo de una manera sencilla, sino con las adecuaciones en términos de una traducción o de intérpretes para difundirlos en los pueblos indígenas.

Ante la pregunta de si en las ciudades está garantizado que existan esos traductores y esos espacios para que esas personas puedan votar, Tania Ramírez dijo que  lo que está garantizado es la necesidad de que se atiendan estos indicadores, “pero dependerá de las capacidades y de los recursos de cada estado y de cada organismo público local electoral, la necesidad de acercar esos contenidos a las comunidades”.

Lo que sí es un hecho, expresó, y hemos trabajado junto con el INE para ello, es en algunos protocolos para la atención de personas con discapacidad durante la jornada electoral, y también en un protocolo de atención sin discriminación a las personas trans, y en ese sentido los materiales y la capacitación también que hicieron falta para garantizar el derecho al voto a este tipo de población, están dados en los contenidos, están dados en la capacitación y dependerá de la capacidad de demanda de la ciudadanía de que esto se cumpla el día de las elecciones”.

Print Friendly, PDF & Email
Sin Comentarios

Deje su Comentarios