EDITORIAL: Cinco años

Cinco años después de la desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural “Isidro Burgos” de Ayotzinapa, Guerrero, la mayoría de los 142 presuntos involucrados y en su momento detenidos, están libres o en proceso de estarlo, gracias, aseguran los padres de los estudiantes, a una deficiente investigación, a presuntos actos de tortura, a faltas al debido proceso o porque estaban presos por otros delitos y han cumplido con sus condenas.

De la llamada “Noche de Iguala”, cuatro titulares de la entonces llamada Procuraduría General de la República tuvieron bajo su responsabilidad la investigación sin que hasta el momento existan resultados certeros sobre lo que ocurrió entre el 26 y 27 de septiembre de 2014.

Ahora y con el nuevo sexenio, Alejandro Gertz Manero ha cumplido ya diez meses como titular de la nueva Fiscalía General de la República y del caso Ayotzinapa todavía no hay responsables y mucho menos se conoce el paradero de los estudiantes. Tampoco se ha resarcido el daño sufrido por las familias de los desparecidos, de las seis personas asesinadas o de los más de 40 heridos.

Familiares de los normalistas, defensores de derechos humanos y juristas coinciden en que la “verdad histórica” del entonces titular de la PGR, Jesús Murillo Karam, solo ha propiciado una mayor impunidad, porque las negligencias en que han incurrido las autoridades responsables de la investigación derivaron en levantamientos de pruebas mal elaborados, procesos viciados, detenciones arbitrarias y torturas. Hay la certeza de que existía la necesidad de cerrar el caso lo más pronto posible.

Evidentemente, por esos errores no involuntarios, los familiares de las víctimas piden que se aplique la ley, se haga justicia y que las nuevas autoridades recompongan la investigación, para lo cual es necesario que se retomen algunas líneas, evidencias, pruebas y aportaciones que dejó el denostado Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes.

Los aspectos contundentes que deben darse a conocer son: el paradero de los normalistas,  cuándo desaparecieron, en qué circunstancias, quiénes son los responsables del caso, su responsabilidad, en qué fallaron las instituciones y los funcionarios involucrados en las malas investigaciones.

A cinco años del crimen, la única “verdad histórica” es que los 43 normalistas están desaparecidos.

 

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios