El Comentario - Universidad de Colima

EDITORIAL: Contra la corrupción

En el marco y alcance de sus responsabilidades, recientemente firmaron un convenio de colaboración para combatir la corrupción a nivel nacional, la Secretaría de la Función Pública (SFP) y la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES).

En sí, el relevante convenio establece un conjunto de actividades que las instituciones de educación superior integrantes de la ANUIES -entre ellas la Universidad de Colima- deberán realizar para combatir la corrupción en todos sus niveles, desde la perspectiva de que esas casas de estudio son las responsables de formar a las nuevas generaciones de profesionistas y ciudadanos.

Desde sus ámbitos, las universidades pueden contribuir decididamente al combate a la corrupción sensibilizando a las y los estudiantes, por ejemplo, en la gran amenaza que ese flagelo representa para el desarrollo sostenible de un estado, región o país. Los actos de corrupción dañan decididamente a la Hacienda pública, provocan pérdidas millonarias o condicionan la seguridad de usuarios, clientes o contribuyentes. Impiden, en resumen, que las sociedades funcionen conforme a sus propias leyes y reglamentos.

Frente a ello, la academia puede dotar a las y los alumnos, futuros ciudadanos de bien, de algunas herramientas y conocimientos para detectar y denunciar actos de corrupción. Además, las IES deben acentuar en sus programas de estudio, los diferentes preceptos y principios que le abonen a la integridad y a la ética, como formas para combatir la corrupción o para no caer en ella.

Se debe buscar que en las aulas, talleres y laboratorios, se genere y arraigue un cambio positivo en las actitudes, comportamientos y la capacidad de toma de decisiones éticas que deriven en actos contra la corrupción. Enseñar a saber decir “¡no!”.

Las universidades no solo cumplimos con nuestro papel de difusores y generadores de conocimientos, tenemos una decida participación en la formación integral de quienes forman parte de nuestra comunidad. Los valores y principios que se ejercen, transmiten y comparten en los espacios universitarios, contribuyen en mucho al aislamiento y combate de las conductas antisociales, cualquiera que sea.

Print Friendly, PDF & Email