Opinión

EDITORIAL: De nuestro interés

La seguridad de nuestra comunidad, de todos y cada uno de sus integrantes, es una prioridad en cualquier momento y espacio. La Universidad de Colima cuenta con protocolos a implementar en situaciones diversas. Para los diferentes escenarios de riesgo hay medidas estudiadas, analizadas, preparadas minuciosamente; no hay improvisación.

Nuestras instalaciones, por supuesto, no están exentas de accidentes o riesgos. Por ello funcionan y están activos, en todo momento, las diferentes unidades o dependencias de seguridad o protección civil. Su tarea primordial es atender y ayudar en cuestiones de riesgo a estudiantes y trabajadores, o a todas aquellas personas que por diferentes motivos se encuentren en el interior de los campus, planteles o dependencias. Nuestros protocolos de protección y auxilio están diseñados para ello.

Además, las autoridades de la Universidad de Colima, en todo caso, siempre estarán atendiendo, poniendo atención y considerando cualquier indicio de riesgo o peligro. Las instrucciones son prevenir situaciones que amenacen la protección y vigilancia del personal, instalaciones, activos fijos, activos circulantes y valores. Nuestra Universidad tiene la capacidad y el personal suficiente para responder a emergencias.

Aquí, es necesario subrayarlo e interiorizarlo, la participación colectiva en diferentes niveles y alcances es muy importante. Fundamental, entonces, es conocer los protocolos, tenerlos presentes, buscar resolver nuestras dudas al respecto e interesarnos por capacitarnos de manera constante.

Y aunque en materia de protección civil nunca hay certezas, la Universidad de Colima está consciente de la gran responsabilidad que tenemos como institución pública de procurar para nuestros estudiantes un ambiente de seguridad y bienestar institucional. Colaboremos todas y todos; sigamos construyendo, perfeccionando y conociendo las medidas y protocolos que son para nuestro propio bien, para nuestra seguridad.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba