Opinión

EDITORIAL: El derecho

Las jornadas de rendición de cuentas en la Universidad de Colima, que implican a su vez un ejercicio de transparencia, avanzan para lograr que la sociedad a la que nos debemos tenga la posibilidad de conocer las acciones y objetivos anuales cumplidos al interior de la Máxima Casa de Estudios de la entidad, en su diario quehacer por formar a las generaciones que tendrán en sus manos el futuro y desarrollo del estado y el país.

Y es que según aseguró el Rector de nuestra institución, Christian Jorge Torres Ortiz Zermeño, los informes de labores también son un instrumento valioso de información para que los funcionarios considerados tomadores de decisiones, tengan un conocimiento más completo de nuestra Alma Mater. Involucrándose y teniendo un panorama más amplio de la Universidad de Colima, la coordinación de esfuerzos y por extensión los logros, siempre se sobrepondrán sobre los esfuerzos aislados que muchas veces, en otros espacios, provocan confusión, repetición de acciones o pobres resultados. Aquí no es así.

En la Universidad de Colima articulamos las labores para lograr, por ejemplo, hacer mucho con poco, sin escatimar excelencia y calidad. Conocer lo que las dependencias realizan, en lo que están enfocadas, en sus planes y programas inmediatos y a largo plazo, permite redoblar esfuerzos y lograr avanzar en la senda de la educación superior de excelencia y pertinente.

Esa es nuestra meta año con año: mostrar que el personal se mantiene comprometido con la educación superior, transparentar el buen y adecuado uso de los recursos públicos que nos asignan y compartir toda la información con la sociedad en general, quien tiene todo el derecho de indagar en su Universidad.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba