El Comentario - Universidad de Colima

EDITORIAL: Hacer y buen hacer

Colima ha cumplido poco más de 4 quincenas en color verde o riesgo bajo del Semáforo de Riesgo Epidemiológico, el mismo que mide el comportamiento de la pandemia de Covid-19 en la entidad. Ese gran paso hacia adelante ha permitido retomar varias de las actividades que por los protocolos de seguridad sanitaria permanecían suspendidas o bajo restricciones.

La educación en México, en todos sus niveles, está incluida, por su importancia e impacto en todos los ámbitos de la vida nacional, como una actividad esencial y, por lo tanto, debe mantenerse activa bajo todos los protocolos y medidas para evitar contagios de Covid-19.

En Colima, y durante esos 2 meses y días, los parámetros que establecen el comportamiento del Covid-19, como lo son, entre otros, contagios, fallecimientos u ocupación hospitalaria, mantienen un descenso o llanura en cuanto a la propagación del virus SARS-CoV-2. Lejos de provocar una relajación de las medidas de seguridad, esa proyección debe ser un llamado de alerta para redoblar esfuerzos y extremar precauciones.

En el caso de la Universidad de Colima, nuestros protocolos y medidas sanitarias, aunadas a la responsabilidad, empatía y conciencia de la comunidad universitaria, han permitido avanzar en la apertura y reactivación de las actividades académicas, administrativas y laborales, acompañando ese proceso con el color verde del Semáforo de Riesgo Epidemiológico.

En ese sentido, Christian Jorge Torres Ortiz Zermeño, Rector de la Universidad de Colima, explicó en la última edición de “Rectoría en frecuencia”, de Universo 94.9 FM, que dadas las condiciones actuales, gradualmente se ha venido incrementando el aforo en los planteles de la institución a un ritmo de un 7 u 8% a la semana. Por supuesto, ello depende siempre de la naturaleza académica de cada plantel, teniendo en cuenta sus características y el tamaño de sus espacios físicos.

Así, la semana que abarcó del lunes 15 al viernes 19 de noviembre, el Rector informó que los planteles de educación superior recibieron en promedio la asistencia del 54% del total de la matrícula y en los bachilleratos, ese parámetro llegó al 62%.

“La idea es seguir incrementando el aforo, porque además es una demanda federal. Lo haremos, pero con mucha responsabilidad”, expresó.

Esa responsabilidad con la que se ha conducido la comunidad de la UdeC en esta etapa de presencialidad, justamente, nos lleva a resaltar que, hasta ahora, no se ha dado un solo brote de la enfermedad atribuible a estar físicamente en las instalaciones universitarias. Gracias, entonces, por el hacer y buen hacer.

Print Friendly, PDF & Email