Opinión

EDITORIAL: La colaboración

Integrada por representantes de Estados Unidos, Canadá y México, la Comisión para la Cooperación Ambiental de América del Norte acumula una experiencia de más de 30 años en pro de labores de investigación, aportando herramientas, información y recursos de capacitación en temas de conservación, protección y mejoramiento del medio ambiente.

Justamente con esa Comisión, nuestra Universidad de Colima es la primera institución de educación superior de México que se dispone a trabajar y colaborar en materia de economía circular, ese modelo de producción y consumo que implica compartir, arrendar, reutilizar, reparar, renovar y reciclar los materiales y productos existentes durante el mayor tiempo posible.

Para ello, en el edificio de Rectoría se celebró una muy productiva reunión encabezada por nuestro Rector, Christian Jorge Torres Ortiz Zermeño, y Antonia Andúgar Miñarro, líder del área de Proyectos de la Comisión para la Cooperación Ambiental de América del Norte.

El acercamiento y la cooperación con la Comisión se sustenta, entre otras cuestiones, en uno de los ejes transversales del plan de desarrollo del presente periodo rectoral: la gestión ambiental y, por supuesto, la economía circular es una parte fundamental. Y es importante también porque los planteamientos, propuestas y conclusiones que en esos rubros se puedan alcanzar, seguramente llamarán la atención y tendrán eco en gobiernos, asociaciones civiles y empresas.

Para la Comisión, enfatizó la propia Antonia Andúgar, la colaboración con la UdeC representa una oportunidad de colocar sus temas y proyectos en el ánimo de un público vigoroso, inteligente, innovador, con iniciativa y mucha conciencia medioambiental: las y los universitarios. De hecho, la educación es un eje fundamental para avanzar en la conservación de la naturaleza y sus recursos.

De entrada y gracias al acercamiento, el Voluntariado de la UdeC será la instancia encargada de gestionar e implementar una capacitación por parte de expertos de la Comisión para la Cooperación Ambiental de América del Norte a trabajadores de nuestra Universidad para cuantificar mejor la pérdida y desperdicio de alimentos.

Botón volver arriba