EDITORIAL: La inacción

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró “pandemia global” al brote de coronavirus Covid-19, dado el elevado número de casos registrados fuera de China -país de origen-, pues en las últimas semanas se han multiplicado por 13. El número de infectados supera los 118 mil casos y el de muertos hasta ayer por la mañana era de 4,291 personas. La nueva versión de coronavirus tiene presencia en más de 100 países, aunque el 90% de los contagios se han producido en China, Corea del Sur, Irán e Italia.

La declaración de pandemia implica que una buena parte de la humanidad está potencialmente expuesta al virus. En ese sentido, lo que más preocupa a la OMS es el grado de inacción que varios gobiernos están mostrando e ignorando con ello que estamos ante una emergencia sanitaria de consecuencias impredecibles.

Y aunque no es el fin del mundo, la OMS ha recordado que a corto plazo, por el Covid-19 millones y millones de personas seguramente se infectarán. De ellos, la gran mayoría no presentará síntomas o solo experimentará un resfriado común que no requerirá ingreso hospitalario. Probablemente, menos del 1% de los infectados morirá, pero su letalidad es mayor que el de la gripe estacional. Los grupos más expuestos son las personas con enfermedades crónicas y los adultos mayores.

Con todo ello, la inacción, hay que insistir, es el verdadero peligro y un aliciente a la expansión del virus. Superada sin éxito la etapa de la contención, ahora el objetivo ya no es prevenir que la gente se infecte, sino buscar que no se infecte tan rápido. Hay que ralentizar los contagios para evitar la saturación de los sistemas sanitarios. El ejemplo más palpable es Italia con hospitales desbordados, confinamientos masivos, personal médico insuficiente o bajas laborales por infección.

La OMS ha pedido a los gobiernos del mundo que tomen medidas urgentes y agresivas para poder cambiar el curso de la pandemia. Si los países detectan, hacen el test, aíslan, buscan los contactos y movilizan a su ciudadanía en la respuesta, las naciones que tienen menos de diez casos pueden evitar convertirse en grupos de transmisión.

Hay que ganar tiempo para lograr aplanar la curva epidémica del Covid-19.

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios