Opinión

EDITORIAL: Mahsa Amini

¿Qué sucede en Irán? Once días después de la muerte de Mahsa Amini, una joven iraní procedente de una zona con mayoría kurda, las manifestaciones contra el actuar de la Policía de la Moral parecen mantenerse, mientras que la represión crece. Son ya al menos 41 los muertos, varios heridos y muchos los y las detenidas.

Amini fue arrestada por agentes de la Policía de la Moral en una calle de Teherán por no llevar el velo correctamente. Según la versión oficial, la joven colapsó en la comisaría y murió. Nilufar Hamedi fue la primera periodista en dar la noticia que desató una oleada de protestas en varias partes del país. Nilufar fue arrestada en su casa y conducida a la cárcel. No es la única: el Comité para la Protección de los Periodistas tiene conocimiento de al menos 17 informadores presos en Irán desde que comenzaron las protestas. Por su parte, la Asociación de Periodistas de Teherán informó de la detención de otros 10 comunicadores.

Mahsa Amini tenía solo 22 años cuando fue interceptada por los agentes de esa corporación que desde 1981, año en que se instauró en Irán el régimen de los Ayatolás, se dedica a vigilar a hombres, pero especialmente a las mujeres, para que cumplan con las normas de vestimenta y comportamiento. La falta de Amini fue estar mostrando demasiado su cabello. No son pocas las organizaciones defensoras de derechos humanos que han denunciado la arbitrariedad y violencia con la que actúan esos agentes.

Sin duda, las manifestaciones -a las que el régimen ha respondido con movilizaciones de sus seguidores- son un reflejo del hartazgo de normativas ampliamente contrarias a los derechos de las mujeres iraníes que sobreviven en un régimen aparentemente democrático, pero dominado por una teocracia militar.

El régimen islámico iraní, de carácter chií, vulnera los derechos de las mujeres, pero no es menos cruel que los regímenes también islámicos, aunque de carácter suní, en Arabia Saudí o en Afganistán, con los terroristas talibanes. Las mujeres, las ciudadanas de esos países, corren un verdadero peligro diariamente.

Botón volver arriba