Opinión

EDITORIAL: Nada por encima

Situaciones extraordinarias exigen y demandan respuestas inmediatas y extraordinarias. Esa ha sido una constante en la actual gestión de Christian Jorge Torres Ortiz Zermeño, nuestro actual Rector, quien junto con su equipo de colaboradores han enfrentado o dado continuidad a crisis que incluyen una pandemia, un impago, inseguridad y, en los últimos días, sismos que trastocaron la cotidianidad y el ritmo de trabajo de la Universidad de Colima.

En cada caso, es necesario puntualizar, las respuestas no han sido improvisadas, sino producto de análisis, mediciones, estudios y consideraciones sobre los posibles diversos escenarios que se derivarán de esas mismas determinaciones. En cada una de ellas, la seguridad, bienestar y tranquilidad de todos los miembros de la comunidad universitaria son determinantes. No puede haber margen de error. Por fortuna, en unidad hemos solventado esos retos.

Ahora, de nueva cuenta estamos ante un escenario que es un reto, pero a la vez una oportunidad para salir fortalecidos en cuanto a nuestra cultura de protección civil se refiere. Y las decisiones, de nueva cuenta, son extraordinarias, pensadas y determinantes para mantener la seguridad en los centros de estudio y trabajo: se suspenden las clases, hay jornada reducida para el personal y toca comenzar a revisar toda la infraestructura universitaria.

Los planteles y espacios de la Universidad de Colima, todos, tienen que ser siempre seguros para quienes los usan. Por encima de ello, lo subrayó el Rector desde el inicio de la actual contingencia, no hay ni habrá nada. En estos momentos, el tiempo y las pausas necesarias se aplicarán para lograr nuestro objetivo único y preciso: regresar a clases sin mayor peligro. De ello seguiremos informando.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba