Opinión

EDITORIAL: Necesidad urgente

A corto o largo plazo, una gran mayoría de los sectores que dan dinamismo a la economía de Colima se estarán viendo afectados por la crisis de impagos en la que ha caído el Gobierno del estado, de acuerdo con la interpretación que sobre ello han hecho en diversas entrevistas concedidas a medios de comunicación los dirigentes de las cámaras empresariales.

Tomándole el pulso a ese contratiempo, los empresarios, entrevistados o consultados por separado, consideran que al estar muy anclada y ligada la economía local al sector gubernamental, cualquier retraso o impago afecta la cadena productiva o de suministro. El circulante en la entidad, en consecuencia, disminuye, aumenta o se cae en cartera vencida, se detiene la inversión y el consumo se contrae ante el temor de, literalmente, quedarse sin dinero.

Por ello es muy importante que los diversos actores, gremios e instituciones afectadas por ese contratiempo, mantengan la exigencia de que se aceleren las gestiones, puntuales y muy concretas, para que la situación se normalice. Esas diligencias deben ser certeras, constantes, ante quien o quienes tengan capacidad de decisión y acción, transparentes y tratando siempre de que sean ampliamente conocidas.

No hay que perder de vista que la instrucción presidencial dada para ayudar al Gobierno de Colima es el mejor aval que se pueda tener. Por si sola debe, y se está haciendo, abrir las puertas. Miles de familias dependen ahora mismo de ello para vivir. Otras miles están, seguramente, angustiadas por esa incertidumbre que genera la próxima quincena.

Se necesitan respuestas, y esa necesidad, llegado todo a este punto, comienza a ser urgente.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba