Opinión

EDITORIAL: Nuestros 73

En su resultado 2021, la convocatoria del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) arrojó que 73 integrantes del profesorado de la Universidad de Colima

lograron su permanencia, ingreso o ascenso en ese prestigiado sistema dedicado a impulsar a todos aquellos académicos que dedican gran parte de su labor profesional a producir conocimiento científico y tecnológico que impulse el desarrollo del país.

Ese reconocimiento y permanencia lograda por los 73 prestigiosos académicos de nuestra institución, se logró tras una evaluación realizada por pares de trabajo y producción realizada, lo cual deriva en importantes contribuciones científicas.

De acuerdo con el CONACYT, el Sistema Nacional de Investigadores tiene por objetivo “promover y fortalecer, a través de la evaluación, la calidad de la investigación científica y tecnológica, y la innovación que se produce en el país”. Ese sistema fue creado por acuerdo presidencial el 26 de julio de 1984.

Según un comunicado del CONACYT, el número de solicitudes recibidas a través de la Convocatoria 2021 para ingreso, permanencia o promoción del SNI ascendió a 15,520, de las cuales 7,753 fueron de miembros vigentes que buscaron mantener su distinción, mientras que 7,767 correspondieron a las y los postulantes de nuevo ingreso.

En esta edición 2021 de la convocatoria del SIN, de los 73 académicos de la UdeC, 52 renovaron su nombramiento, 8 lograron su reingreso y 13 son nuevos integrantes. De esa prestigiosa lista, 7 lograron su ascenso a los niveles más altos: en el III, que es el máximo que ofrece el SNI, destacan la doctora Karla Y. Covarrubias Cuéllar y el doctor Iván Delgado Enciso. En el II, sobresalen el doctor Ismael Aguayo Villareal, el doctor Francisco Javier Alamilla González, la doctora Silvia Guillermina Ceballos Magaña, el doctor Marco Agustín Liñán Cabello y el doctor Oliver Mendoza Cano.

Sin duda que el trabajo que realizan nuestros 73 prestigiosos académicos en sus áreas, demuestra el grado de madurez científica que ha alcanzado la Universidad de Colima y, a su vez, es también una muestra de la calidad de los programas de posgrado y del compromiso y desempeño de nuestros cuerpos académicos por generar permanentemente conocimiento.

Print Friendly, PDF & Email
Mira también
Cerrar
Botón volver arriba