EDITORIAL: Nuevas cifras y purga

Medios de comunicación de varias partes del mundo reportaron que este jueves, en la provincia china de Hubei, considerada el foco de la epidemia de Covid-19, se registró el mayor aumento en el número de personas contagiadas y fallecidas por esa enfermedad. La cifra de nuevos enfermos se ubicó en 14,840, casi 10 veces más que el día anterior. El número de muertos, por otra parte, fue de 242 o más del doble que el registrado 24 horas antes.

De acuerdo con el régimen chino, la alarmante escalada en las cifras de nuevos enfermos y fallecidos se debe a un cambio en el criterio de diagnóstico, pues a la fecha solo se consideraban contagiadas todas aquellas personas que arrojaban positivo en una prueba de ácido nucleico. Sin embargo y al carecer de los equipos médicos necesarios para acelerar los resultados, se decidió considerar casos positivos de Covid-19 a quienes presenten señales de neumonía en exámenes de escáneres por tomografía.

La cuestión alarma porque, ante la pretensión del régimen chino de mostrar al mundo que la situación la mantiene bajo control, ahora trasciende que comienzan a escasear los equipos necesarios para certeros diagnósticos.

En toda China y de acuerdo con estadísticas oficiales, el número de muertos es, de al menos, 1,363 y de contagiados supera los 60 mil, de los cuales 8,204 se encuentran muy graves. Los otros dos importantes registros son: 5,910 pacientes se han recuperado y hay 16,067 casos sospechosos.

Seguramente por ello, el régimen chino emprendió una silenciosa purga entre las autoridades de Hubei. El relevo más importante lo reportó la agencia de noticias china Xinhua: Jiang Chaoliang, secretario general del Partido Comunista Chino (PCCh) en la citada provincia, fue sustituida por el alcalde de Shanghái, Ying Yong.

De la misma manera fue “despedido” Ma Guoqiang, secretario general del partido en Wuhan, ciudad capital de Hubei y donde surgió la epidemia. Quien ocupa su lugar es Wang Zhonglin, exdirigente del PCCh.

Ambos funcionarios, reportó el periódico El País, pertenecen al círculo de confianza del presidente Xi Jinping y han venido ocupando puestos en la nomenclatura comunista relacionados con la seguridad interna, la policía política y la estabilidad social. En pocas palabras, Beijing aplicará mano de hierro para controlar una crisis con proyección mundial.

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios