EDITORIAL: Oferta y demanda

Desde hace algunas décadas, la globalización ha dejado de ser un proceso para convertirse en una realidad. En ese marco es importante reconocer que un profesional con capacidad para diferenciarse académicamente del resto, siempre tendrá una ventaja que le permitirá optar a un puesto de trabajo con más probabilidades de desarrollo y mejores perspectivas, tomando en cuenta que los recién egresados estarán compitiendo, laboralmente hablando, con personas de otros estados o países.

En la sociedad actual, el nivel de formación académica es cada vez más alta. Hace algunas décadas bastaba con poseer un título universitario para sobresalir. Las empresas de ese entonces no exigían que quien ocupara un puesto de responsabilidad hablara varios idiomas o estuviera en posesión de titulaciones de posgrado. Lo normal era ser normal.

Hoy en día son muchas las personas que cursan una carrera universitaria y lógicamente, debido a ello, se encuentran con más competencia a la hora de buscar su primer empleo. El mercado laboral actual registra una alta demanda de trabajo (los trabadores que optan a un puesto determinado) y una baja oferta laboral (los puestos que ofrecen las empresas). Quienes finalmente ocupan esos espacios son, generalmente, aquellos que cuenta con mayor cualificación o quienes garantizan a la empresa que les ofrecerá un plus.

En los centros superiores de educación, los alumnos adquieren y desarrollan conocimientos para poder crecer en un determinado ámbito laboral. Con base en evaluaciones, las universidades tienen los elementos para determinar si uno de sus estudiantes está teóricamente capacitado, pero no tienen la posibilidad de juzgar, con base en su proceso educativo, su condición y futuro desempeño como profesional. Esa característica solo es posible detectarla justo cuando el individuo en cuestión puede aplicar de forma eficiente y responsable, lo adquirido en las aulas o talleres.

Desde esa perspectiva es lógico asegurar que a mayor formación, mayores posibilidades de ventajas laborales. Para los reclutadores, la obtención de un título y de un posgrado refleja que a una persona no le gusta dejar truncada su formación y está interesado en avanzar. En eso hay que trabajar.

Print Friendly, PDF & Email
Sin Comentarios

Deje su Comentarios