Opinión

EDITORIAL: “Presencialidad”, su importancia

En el contexto de la emergencia sanitaria provocada por la pandemia de coronavirus Covid-19, en todos y cada uno de los niveles educativos, el volver a utilizar los espacios destinados al proceso de enseñanza-aprendizaje ha permitido que sus protagonistas se reencuentren con la Educación, así, con mayúscula inicial y con todas las connotaciones, significados e implicaciones que esa palabra conlleva.

Hay una coincidencia general en el ámbito educativo que apunta a que, tras las aulas vacías, el volver a utilizarlas está permitiendo que se retomen importantes actividades claves en la formación de los y las estudiantes. Por ejemplo, en el nivel superior, el regreso permitió que los profesores y estudiantes avancen en el rubro de la práctica, eje considerado como un punto importante, básico, en la formación profesional; los profesores y alumnos también han retomado o desarrollado nuevos proyectos de investigación necesariamente retrasados o aplazados.

El regreso a los planteles también ayudó a disminuir las dificultades de la docencia en relación a las clases que se desarrollaban completamente en línea, múltiples obstáculos que experimentaron estudiantes y docentes por igual, sin olvidar a las propias instituciones. No son pocos los especialistas que consideran que, en las sesiones presenciales, los alumnos pueden sacar más provecho.

En ese punto, es necesario recordar que la mayor parte del sistema educativo mexicano está diseñado para la presencialidad, aunque el objetivo es permitir que la mediación tecnológica tenga un rol importante en la formación académica. Las competencias prácticas de cualquier formación profesional tienen que ser recuperadas, porque ello significa la diferencia entre un profesionista de excelencia y quien o quienes no tuvieron la oportunidad de ello.

Por esas y por muchas razones más, responsablemente nuestra Universidad de Colima, con sus autoridades al frente, le apuesta a la presencialidad como el paso firme y seguro que debe dar. Es necesario seguir preparándonos y ajustar a la nueva realidad, protocolos y medidas. La seguridad es lo primero, pero la educación también.

Print Friendly, PDF & Email
Mira también
Cerrar
Botón volver arriba