Opinión

EDITORIAL: Prevención y detección

De entre los tumores cancerígenos, el de mama es el que más frecuentemente se presenta entre las mujeres occidentales, incluidas las mexicanas. Es, también, una de las más importantes causas de muerte entre las mujeres, especialmente las de mediana edad. Frente a ello, la prevención y detección temprana están siendo las claves para lograr que la mortalidad vaya reduciéndose.
Por eso es necesario subrayar siempre y en todo momento, que nunca, nunca, será suficiente o demasiada la información que permita ampliar y difundir los beneficios que una cultura de la prevención tiene de cara a problemas de salud con tan alto impacto entre la población mexicana, como lo es el cáncer de mama.
Las campañas de prevención han tenido una exitosa repercusión a nivel internacional, nacional y local, porque se ha entendido que es muy necesario fomentar en todos los espacios, los programas integrales de lucha contra el cáncer, en todas sus variantes.
Esas estrategias tienen su arranque en la sensibilización de pacientes o no, que la enfermedad debe atacarse en sus etapas iniciales. La detección precoz siempre será una batalla ganada en esa guerra.
Por ello es tan importante la puesta en marcha de programas de corte educativo que busquen difundir cuáles son los síntomas, incentivar una estrecha vigilancia ante cualquier signo y, sobre todo, resaltar la importancia de la detección temprana.
Desde su ámbito, la Universidad de Colima contribuye en la prevención de esa enfermedad. De hecho, durante la presente semana y hasta el viernes 21 de octubre, se celebra la Semana Universitaria de la Lucha contra el Cáncer de Mama, la cual incluye diversas actividades tendientes a combatir, pero sobre todo a prevenir esa enfermedad.
A través de esas actividades, la UdeC busca que su mensaje preventivo, dirigido a todos y todas las integrantes de la comunidad universitaria, tenga un mayor impacto entre los y las adolescentes, aquellas o aquellos jóvenes que cursan o acaban de ingresar al Bachillerato. Ellos y ellas necesitan recibir información adecuada y suficiente para anticipar situaciones adversas. La prevención y detección oportuna es vital y la mejor forma de combatir, en este caso, el cáncer de mama.

Botón volver arriba