El Comentario - Universidad de Colima

EDITORIAL: Primer Informe (II)

En su primer informe de labores al frente de la Universidad de Colima, el Rector Christian Jorge Torres Ortiz Zermeño enfatizó que en México, la educación superior está “viviendo momentos históricos”. Uno de esos capítulos ha sido la aprobación de la nueva Ley General de Educación Superior, en cuyo contenido se garantiza el respeto de la Autonomía universitaria, cualidad indispensable para el desarrollo de las instituciones de educación superior y el derecho a la educación.

Es bajo el amparo y cobijo de la Ley General de Educación Superior, desde donde se apuntalan, aún más, el respeto que organismos, entes, grupos o individuos externos a las instituciones, debe procurar a la facultad y la responsabilidad de las universidades para gobernarse a sí mismas.

Desde esa visión, el Rector Christian Jorge Torres Ortiz Zermeño anunció: “En esta administración rectoral me he comprometido a asumir un modelo de gobernanza universitaria que renueve los esquemas de Gobierno y de gestión internos y externos, orientado por la defensa de la Autonomía universitaria como condición ineludible de nuestras relaciones con el poder político y administrativo del Estado y la Federación, en el que cada integrante de la comunidad universitaria es un pilar imprescindible”.

En esa nueva dinámica, el líder universitario se pronunció por redefinir “las relaciones con los sectores institucionales, sus representantes y afiliados, que han contribuido al cumplimiento de nuestros objetivos responsablemente”. Esos organismos, parte fundamental del tránsito histórico de la Universidad de Colima, son el Sindicato Único de Trabajadores de la Universidad de Colima (SUTUC), la Federación de Estudiantes Colimense (FEC), Federación de Egresados de la Universidad de Colima (FEUC), Asociación Colimense de Universitarias (ACU) y la Asociación de Jubilados y Pensionados de la Universidad de Colima.

Bajo su colaboración y decidido apoyo, afirmó el Rector, nuestra Alma Mater sigue demostrando que es una comunidad con historia, con experiencia acumulada en más de 81 años, pero también abierta a los nuevos tiempos y al cambio.

Por ello, delineó que a “las puertas del 2022, año en el que se prevé la continuidad de la crisis sanitaria a nivel mundial, las universidades e instituciones educativas deberemos, como lo señala la UNESCO, afrontar esta crisis juntos: ‘Aprender a transformarnos para pensar juntos y actuar juntos a fin de crear los futuros que queremos’”, agregando que “el conocimiento y el aprendizaje son los mayores recursos renovables de que dispone la humanidad para responder a los desafíos e inventar alternativas”.

Ante los retos venideros, Christian Jorge Torres Ortiz recordó que en el Plan Institucional de Desarrollo 2022-2025, aprobado por el Consejo Universitario, “nos hemos propuesto consolidar una educación pertinente y de calidad, que coloque al estudiante en el centro de su quehacer, atienda las expectativas y necesidades de la sociedad y sea garante del derecho de la ciudadanía mexicana a la educación superior. Igualmente, trabajaremos en la atención a los rezagos educativos generados por la pandemia”.

En su discurso, adelantó que en el “ámbito científico ampliaremos la vinculación de programas, proyectos y líneas de investigación para atender los problemas de la sociedad y del Mundo del trabajo, además de orientar la extensión de la cultura, el arte y el deporte, para que la Universidad consolide su función como agente de cohesión social, que incorpora en sus procesos formativos los derechos humanos, la cultura de paz, el cuidado del medio ambiente, la igualdad de género y la internacionalización”.

Y es que para el logro de todos y cada uno de estos retos, el líder universitario dijo que insistirá en la articulación de procesos de planeación integral que favorezcan nuestra transformación digital y la innovación en los servicios universitarios.

En ese sentido, Christian Jorge Torres Ortiz Zermeño invitó a que, como comunidad, “reflexionemos y asumamos el papel histórico que nos corresponde, apoyados en nuestros saberes, experiencias y capacidades, para que la sociedad logre transitar con éxito los desafíos de nuestro tiempo”.

Todo lo anterior, resumió, “será posible con una gobernanza sólida, basada en la transparencia, la austeridad y la rendición de cuentas”.

Print Friendly, PDF & Email