Opinión

EDITORIAL: Riesgos innecesarios

La Secretaría de Salud en Colima, al igual que las autoridades sanitarias federales, van perfilando cómo será el comportamiento del virus SARS-CoV-2 entre la población, tras haber superado la fase pandémica y evolucionado hacia la endémica, en la cual debemos aprender a convivir con él.

México, al igual que otros países, se prepara para ello. Sin embargo, al ser un virus no estudiado tan a fondo, a la fecha es un misterio cómo podría ser el Covid-19 endémico. Las historias clínicas marcan que las enfermedades endémicas pueden manifestarse de diversas formas. Incluso, sus variantes pueden sorprender y colapsar sistemas sanitarios.

Lo que se conoce es que una enfermedad endémica mantiene en un territorio determinado, una presencia constante, cuyo comportamiento puede ser predecible por época o épocas del año. Es posible que, de un momento a otro, se avance hacia una pandemia gracias a brotes inesperados.

A nivel mundial, las enfermedades endémicas provocan cada año sufrimiento y víctimas mortales, además de pérdidas económicas. Para la mayoría de las hasta hoy conocidas, incluyendo el Covid-19, hay vacunas, aunque, por desgracia, no en el nivel de disponibilidad deseado.

Por ejemplo, las infecciones respiratorias de las vías aéreas superiores, entre ellas los resfriados, están consideradas parte de las enfermedades endémicas que cada año afectan a millones de personas en todo el Mundo, varias de ellas con un desenlace fatal. Y ello a pesar de ser una “simple gripe”. Muchos científicos pronostican que el Covid-19 endémico podría ser un lastre parecido a otros virus respiratorios.

Las experiencias clínicas también establecen que en los virus que provocan las enfermedades endémicas siempre pueden presentarse mutaciones aleatorias que “se salten” la inmunidad que proporcionan las vacunas. Esa inmunidad, incluso, puede disminuir con el tiempo.

Por ello es muy importante tener en cuenta en la llegada a la actual fase del Covid-19 dos cuestiones: seguir aplicando siempre y en todo momento las medidas y protocolos sanitarios (cubrebocas cuando sea necesario, espacios abiertos, gel antibacterial y lavado constante de manos), así como completar los esquemas de vacunación indicados en tiempo y forma por las autoridades de salud. No corramos riesgos innecesarios.

Print Friendly, PDF & Email
Mira también
Cerrar
Botón volver arriba