EDITORIAL: Un verdadero imán

La investigación científica y la innovación tecnológica son una de las razones de ser de la Universidad de Colima, a pesar de que ese importante y fundamental campo para el desarrollo presente y futuro de México, enfrenta serios retos y áreas de oportunidad que urgen ser atendidas.

De hecho, las instituciones de educación superior año con año luchan para superar los escollos que les impiden o frenan desarrollar todo el potencial que alumnos, docentes e investigadores tienen en esos campos. Nuestro país, y con ello las universidades, adolecen de la suficiente inversión, de la necesaria infraestructura, de una correcta vinculación de la academia con la industria, de la divulgación, de los suficientes recursos humanos altamente capacitados y hasta de los tiempos y escenarios políticos nacionales, para consolidar esa generación de conocimiento científico sobre el cual apuntalar el desarrollo regional y nacional.

Pese a ello, también año con año se logra hacer realidad a base de esfuerzo, compromiso y trabajo en equipo, proyectos tan beneficiosos como el de estancias de investigación científica para estudiantes. Nuestra Universidad de Colima es un gran ejemplo de ello.

Así, durante la semana nuestra Alma Máter dio la bienvenida a 144 estudiantes de distintas instituciones educativas del país, que realizarán estancias de investigación del 17 de junio al 2 de agosto. Ellos, nuestros jóvenes invitados, vienen a enriquecer la vida científica de la Universidad de Colima, porque son un verdadero tesoro para el país. Son alumnos con una gran curiosidad por indagar y explicar su entorno, la mayoría de las veces empeñados en ofrecer respuestas a problemas o retos, utilizando para ello su capacidad intelectual.

A través del trabajo que realizarán con científicos e investigadores locales, demuestran que el impacto positivo que la ciencia tiene en las sociedades modernas sigue siendo abrumador, al permitir que desde la curiosidad se llegue a soluciones y descubrimientos fantásticos.

En un mensaje de bienvenida, Alfredo Aranda Fernández, coordinador general de Investigación Científica, aseguró que en ese contexto, “cada vez somos más quienes nos hemos convencido de que la ciencia es el camino más seguro y eficiente que permitirá cambiar nuestro entorno social y con el mayor beneficio para la población. En la U de C nos hemos puesto esta meta”.

Print Friendly, PDF & Email
Sin Comentarios

Deje su Comentarios