EDITORIAL: Victimarios y víctimas

México se ha convertido en un país peligroso para los jóvenes, sector de la población que continúa siendo una de las principales víctimas de la violencia desatada desde hace ya casi dos décadas. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), de cada diez asesinatos que se cometen en el país, dos corresponden a personas de entre 15 y 27 años. Según los registros de esa instancia federal, del año 2007 a 2018 fueron asesinados 59,779 personas que se ubicaban en el citado rango de edad.

De 2007 a 2011, la tasa de homicidios entre jóvenes se triplicó llegando a los 29 asesinatos por cada 100 mil jóvenes. En 2012 la tendencia se mantuvo. Durante tres años, el número de homicidios bajó, pero de 2016 a 2018 la violencia se recrudeció contra ese sector de la población. Los jóvenes, el año pasado, formaron parte de los tres grupos de edad en los cuales se concentraron el 40% del total de asesinatos.

Siguiendo con los datos del Inegi, en 2011, considerado el peor año para México en cuestión de inseguridad ya que hubo 26,163 mexicanos asesinados, un total de 6,149 eran jóvenes de entre 15 y 24 años. Chihuahua, Sinaloa, Guerrero, Nayarit y Nuevo León eran las entidades más peligrosas para la juventud mexicana.

En las últimas mediciones del Inegi, Colima, Quintana Roo y Guanajuato son ahora los estados más violentos para los jóvenes. Nuestra entidad, por ejemplo, en 2018 registró una tasa de 90 homicidios por cada 100 mil jóvenes de entre 15 y 24 años, cifra que es tres veces más la media nacional. En menos de siete años, Colima llegó a sumar más muertes violentas de jóvenes que Chihuahua o Guerrero, estados cuya población juvenil es seis veces más grande, estima el Consejo Nacional de Población (Conapo).

Tecomán, Manzanillo y Colima, en ese orden y de acuerdo a la Secretaría de Seguridad Pública estatal, son los municipios que concentran el 73% de los homicidios dolosos cometidos en el estado, cuyas víctimas son principalmente jóvenes.

No es casual que la tasa de homicidios dolosos cuyas víctimas son jóvenes se haya disparado en Colima y México. Las hipótesis y certezas apuntan a que el crimen organizado, los carteles del narcotráfico, están utilizando a los jóvenes como victimarios para causar más víctimas. Esa es la nueva realidad.

 

Compartir:
Califica esta Noticia
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios