Diputados y senadores uruguayos votan durante la Asamblea General del Parlamento, este 29 de diciembre de 2021, en Montevideo. EFE/ Raúl Martínez

El Parlamento discute por el primer veto del presidente uruguayo a una ley

Los legisladores uruguayos iniciaron la discusión para posteriormente votar la aprobación o revocación de la primera observación (popularmente conocida como veto) impuesta a una ley por el presidente de ese país, Luis Lacalle Pou.

La sesión extraordinaria de la Asamblea General comenzó sobre las 11:00 hora local y en esta misma jornada se llevará a cabo la votación, luego de que hagan uso de la palabra los parlamentarios que así lo crean necesario.

Allí se decidirá sobre la observación que el mandatario hizo a un proyecto de ley que busca que no se pueda plantar en determinados campos del país, presentado por el derechista Cabildo Abierto (CA), uno de los socios de la coalición de Gobierno, y apoyado por el Frente Amplio (FA), la coalición de izquierdas que gobernó en Uruguay entre 2005 y 2020 y hoy principal opositor nacional.

Según indica la Constitución Nacional, la Asamblea General hará “lo que decidan los tres quintos” de los miembros presentes de las Cámaras, por lo que es un hecho que el veto no podrá ser revocado al no llegar a esa cantidad de votos entre las fuerzas políticas que apoyaron el proyecto.

El proyecto de ley consta de 7 artículos y tiene como uno de sus cometidos “que no se plante en los mejores campos del país”, según indicó días atrás a la prensa el senador Guido Manini Ríos, líder del CA.

“No significa para nada estar en contra del desarrollo de un sector dinámico como es el forestal. Estamos totalmente de acuerdo con que el desarrollo de ese sector es bueno para el país, pero no en cualquier tierra, no en tierras que indudablemente tienen mucho más productividad en otros rubros”, dijo.

El veto del Ejecutivo cita en varias partes la carta magna y resalta el artículo que indica: “Toda persona puede dedicarse al trabajo, cultivo, industria, comercio, profesión o cualquier otra actividad lícita, salvo las limitaciones de interés general que establezcan las leyes”.

De acuerdo con esto, agrega que “esas limitaciones deben explicitarse y motivarse claramente”, algo que, a juicio del Ejecutivo, “no se cumple en el proyecto de ley”.

Por otra parte, reza que con este proyecto “resulta notoria e innecesariamente afectada la libertad de producción” y añade que, con su aprobación, “los productores no podrían elegir el destino productivo de sus tierras en el marco de las regulaciones vigentes”.

Con información e imágenes de EFE

Print Friendly, PDF & Email