Deportes

Empatan Sevilla y Mónaco en regreso de Ben Yedder a Nervión

Sevilla y Mónaco igualaron a 1 en el primero de los amistosos del conjunto andaluz en el parón de la competencia por el Mundial de Catar, en el que destacó el golazo del canterano Pedro Ortiz que niveló el tanto marcado a la hora de juego por el luso Gerson Martins y el regreso a Nervión de un ídolo local como Wissam Ben Yedder, autor de 70 goles y 22 asistencias en 138 partidos y 3 temporadas como sevillista (2016-19).

En el primer amistoso de los nervionenses en esta minipretemporada, debido al parón por el Mundial, se medían 2 conjuntos que jugarán en febrero el playoff previo a los octavos de la Liga Europa -el Sevilla ante el PSV y el Mónaco frente al Bayer Leverkusen-, y con una nota emotiva por el retorno del delantero exsevillista Wissam Ben Yeddeer al Ramón Sánchez-Pizjuán.

El partido tuvo ritmo en su primera parte, dentro de la exigencia relativa que supone un amistoso. Se vio intensidad y ganas sobre el campo, sin un dominador claro del juego y con más ocasiones para los monegascos, que avisaron al filo del primer cuarto de hora, pero el lateral galo de ascendencia española Rubén Aguilar, solo en la frontal del área chica y de forma incomprensible, remató alto.

Replicó pronto un Sevilla que ganó mucha consistencia en su sistema defensivo con su “ancla”, el mediocentro brasileño Fernando Reges, quien regresó tras casi 3 meses de baja por una mononucleosis nuclear -no jugaba desde el 18 de septiembre en Villarreal-. Y su equipo, sin duda, notó su vuelta, pues le dio el equilibrio que le ha faltado y cuya ausencia ha contribuido a que los hispalenses hayan caído a puestos de descenso -antepenúltimos de LaLiga-.

Al filo de la hora de juego, el extremo portugués Gerson Batalha Martins aprovechó un grave error defensivo local para hacer el 0-1 en el 59’, tras un pase del joven francés de 19 años Félix Lemaréchal. A pesar de esta adversidad, el técnico sevillista, el argentino Jorge Sampaoli, fue fiel a su guión preconcebido y renovó casi por completo a su equipo con la entrada, también de golpe, de nueve canteranos.

El mallorquín, de vuelta tras una grave lesión que le tuvo parado casi toda la temporada pasada, progresó desde el medio campo y, tras deshacerse de varios rivales, vio adelantado al meta Yann Lienard y lanzó un potente zurdazo desde más de 40 metros que se coló en el marco del Mónaco para poner el 1-1 definitivo a un partido marcado por la reaparición del brasileño Fernando, el regreso de Ben Yedder a Nervión y los minutos que ambos técnicos dieron a los jóvenes.

Con información e imagen de EFE

Botón volver arriba