Colima

En riesgo cultivos de plátano en Tecomán por escasez de agua

Productores del módulo de riego Amela, que en su mayoría cultivan plátano, toman medidas para hacer rendir la poca agua que llega y que de acuerdo ellos mismos, es al menos un 40% menos de la que necesitan, la cual no abastece la humedad requerida para un cultivo de este tipo.

Al respecto, Andrés Ochoa, presidente del módulo Amela, explicó que la razón de la escasez de agua para los cultivos es la falta de lluvias reflejada en los niveles de la presa de Trojes (de donde llega el vital líquido para este módulo).

“En la CNA nos explicaron que en 10 años anteriores el nivel al terminar el ciclo de riego siempre había estado más alto, pero al concluir el ciclo 2020 no se estaba derramando la presa, tampoco hubo lluvias en noviembre o diciembre y han sido escazas en enero y febrero”, explicó.

La Comisión Nacional del Agua (Conagua) administra el uso de la presa y extrae lo suficiente para abastecer las necesidades de los productores; sin embargo, Andrés Ochoa señaló que la curva es muy preocupante y es por ello que a partir de febrero corrigieron la extracción para mantener los niveles en este ciclo agrícola y no comprometer el siguiente.

“En pocas palabras nos están racionando, le cerraron a la llave y están dejando pasar menos agua de la que se venía extrayendo, tenemos mucho menos agua, un 40% menos”, detalló.

Debido a que cerraron el ritmo de vaciado de la presa para que sea más lento, los productores deberán tomar medidas en el ritmo de riego; además, las autoridades de la Conagua advirtieron a los productores que 2021 será un año seco; “no sé cómo hacen esa predicción, pero afirman que será un mal temporal”.

Los productores de módulo Amela comparten el canal con el módulo Cerro de Ortega, quienes además están primero que ellos en el paso del agua.

“Tenemos preocupación porque ellos estaban despachando completo y a nosotros rabones, pero ya fuimos y les explicamos que la crisis es para todos, no solo para Amela”, añadió.

Tras otra reunión con personal de la Conagua para expresar su inconformidad en el reparto de agua, ya empezaron a respetar el paso del vital líquido hasta Amela.

“Estamos aún con poca agua y hemos optado por racionarla para que nos ajuste, realmente no sabemos si va a ser un buen temporal, aunque CNA dice que esperan pocas lluvias, no tenemos de otra más que racionar”, apuntó Andrés Ochoa.

Tras mes y medio del inicio de la escasez, los plataneros tienen un servicio de agua inestable y riegan a tandeo; es decir, mientras los productores de Cerro de Ortega han regado diario, ellos tienen que regar un día y al siguiente no, lo que pone en riesgo miles de hectáreas de cultivo.

Print Friendly, PDF & Email
Botón volver arriba