Mundo

Estiman que la guerra en Ucrania desacelerará el consumo de gas natural

La Agencia Internacional de Energía (IEA por su sigla en inglés) proyecta que este año el consumo de gas natural se contraiga ligeramente y que crezca lentamente en los próximos 3 años, derivado de que la guerra de Rusia en Ucrania hace subir los precios y alimenta los temores de nuevas interrupciones en el suministro.

Según publica Forbes México, para el periodo 2021-2025, la IEA prevé que la demanda mundial de gas aumente en 140 mil millones de metros cúbicos, según su nuevo Informe del mercado de gas, esto es menos de la mitad del incremento de los 370 mil millones de los cinco años anteriores y muy por debajo de la demanda excepcional del año pasado que fueron 170 mil millones de metros cúbicos.

Asimismo, agrega el diario, la IEA explica que los precios récord del gas natural están deprimiendo la demanda y provocando que algunos usuarios se cambien al carbón y al petróleo, mientras que los recientes recortes en los flujos de gas ruso a Europa están generando alarmas sobre el suministro antes del invierno.

“La agitación está dañando la reputación del gas natural como una fuente de energía confiable y asequible, lo que genera dudas sobre el papel que se esperaba que desempeñara para ayudar a las economías en desarrollo a satisfacer la creciente demanda de energía y alejarse de los combustibles más intensivos en carbono”, indica el reporte.

Por su parte, añade Forbes México, el director de Mercados Energéticos y Seguridad de la IEA, Keisuke Sadamori, indica que la de Rusia en Ucrania está afectando “gravemente” a los mercados de gas que ya mostraban signos de escasez y ahora se están viendo picos de precios inevitables a medida que los países de todo el mundo compiten por los envíos de gas natural licuado (GNL).

Se estima que la región de Asia-Pacífico represente la mitad del crecimiento esperado en la demanda mundial de gas hasta 2025.

Y en términos de sectores, se espera que la industria represente 60% de la demanda mundial, pero la IEA puntualiza que proyecciones están sujetas a riesgos a la baja por los altos precios y un crecimiento económico potencialmente más bajo.

Con información de Forbes México

Botón volver arriba