Mundo

Evalúa EUA si Cuba merece seguir siendo considerado instigador de terrorismo

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, aseguró este lunes en Bogotá que de momento Cuba no será retirada de la lista de países instigadores del terrorismo, en la que está por petición de Colombia por albergar a los negociadores de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), pero dijo que lo seguirán considerando.

“Nosotros tenemos criterios claros, leyes claras, requisitos claros y seguiremos considerándolo y viendo si Cuba seguirá mereciendo tal designación”, dijo Blinken en una rueda de prensa conjunta con el presidente de Colombia, Gustavo Petro, en la Casa de Nariño (sede del Ejecutivo).

Por su parte, Petro le dijo claramente que el hecho de que Cuba esté en esa lista es “una injusticia”, ya que fue el Gobierno colombiano de Juan Manuel Santos (2010-2018) quien pidió a la isla que albergara primero las negociaciones de paz con las FARC, que incluso el Gobierno estadounidense, entonces encabezado por Barack Obama, respaldó, y luego que lo hiciera con el ELN.

Pero con la llegada de Iván Duque al poder en Colombia y de Donald Trump en EUA, Bogotá pidió a Washington que declarara a Cuba un país que estimulaba las actividades terroristas, con lo cual la isla caribeña volvió a ser incluida en dicha relación en 2021, lo que conlleva sanciones.

“Eso se llama una injusticia. Por lo tanto, en mi opinión (…) debe ser corregida”, dijo Petro, quien intenta reactivar las negociaciones de paz con el ELN, después de 4 años paralizadas por encontronazos y desentendimientos entre las partes.

Precisamente este domingo, la delegación de diálogos del ELN dejó La Habana para “retornar” a Colombia o las zonas donde tienen presencia, como parte de estas negociaciones.

La cúpula del ELN, incluido su líder, Eliécer Herlinto Chamorro, alias Antonio García, y miembros del Comando Central (Coce), como Israel Ramírez, alias Pablo Beltrán, estaba en Cuba desde el comienzo de los diálogos y su regreso a los campamentos de la guerrilla es un paso previsto en los protocolos para que pueda reconectarse con sus filas de cara a la negociación.

Para ello, uno de los primeros pasos que dio el Gobierno de Petro al anunciar su intención de retomar los diálogos fue la suspensión de las órdenes de captura y extradición contra los negociadores del ELN que estaban en Cuba para que pudieran viajar.

Los diálogos con el ELN comenzaron en febrero de 2017 en Quito, desde donde fueron trasladados a La Habana al año siguiente, pero quedaron estancados y detenidos oficialmente en 2019 en el Gobierno de Duque (2018-2022), tras un atentado de esa guerrilla contra la Escuela de la Policía en Bogotá en enero de 2019, donde murieron 23 personas y cerca de un centenar resultaron heridas.

Con información e imagen de EFE

Botón volver arriba