Universitarias

Familias, principal colchón para absorber problemática social durante pandemia

La vida en familia, dijo la Dra. Alma Martín Sánchez, terapeuta familiar del Hospital Psiquiátrico Infantil “Juan Navarro”, se parece al mar de Cuyutlán, que por fuera se ve hermoso y una vez dentro presenta corrientes muy desafiantes, además de la ola verde. Y esas dificultades cotidianas, agregó, se incrementaron debido a la pandemia por Covid-19.

Alma Martín dictó la conferencia inaugural de la Jornadas por la familia UCOL, actividad que se enmarca en la próxima celebración del Día de la Familia en México y que inauguró este lunes, vía Zoom, el Rector de la Universidad de Colima, Dr. Christian Jorge Torres Ortiz Zermeño.

En su intervención, Christian Torres Ortiz destacó que aunque el concepto de familia ha sufrido transformaciones en las últimas décadas, “su esencia e importancia se mantiene firme”. Dicho concepto, agregó, se encuentra vinculado a los 17 Objetivos del Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, “por lo que reflexionar en torno a la familia como la primera escuela es de fundamental importancia para una institución de educación superior pública como la Universidad de Colima.

Celebró la iniciativa del Voluntariado Universitario y el Centro de Desarrollo de la Familia Universitaria (Cedefu) por propiciar la reflexión en la comunidad universitaria sobre el papel de la familia y su importancia en la sociedad y finalizó diciendo que esta jornada “tendrá como consecuencia acciones de gran trascendencia para las y los estudiantes y sus familias, así como para trabajadores y trabajadoras de nuestra casa de estudios”.

Al hacer uso de la voz, Blanca Liliana Díaz Vázquez, presidenta del Voluntariado, dijo que la familia es la organización social más importante para el individuo; “pertenecer a una agrupación de este tipo es vital para el desarrollo psicológico y social, es por ello que la Universidad promueve la parentalidad positiva y el fortalecimiento de los vínculos familiares de la propia comunidad universitaria y la sociedad colimense, con el fin de sensibilizar sobre la importancia del papel de la familia como factor protector y oportunidad de crecimiento de sus miembros”.

Luego de agradecer a las y los organizadores de la jornada, finalizó diciendo que esta actividad “permitirá tener una visión más amplia y los elementos para atender de una manera integral los vínculos con padres y madres de familia de los estudiantes, con hijos e hijas de trabajadores universitarios y con las familias en situación de vulnerabilidad que atiende el voluntariado en la zona oriente del municipio de Colima”.

Las actividades de esta primera Jornada por la familia UCOL se realizarán del 28 de febrero al 4 de marzo e incluyen conferencias, charlas y talleres que se realizarán de forma virtual y presencial para beneficio de la comunidad universitaria y la sociedad en general.

En la conferencia inaugural, “Conciliación de vida familiar y laboral a partir de la pandemia”, Alma Martín Sánchez dijo que con más de 30 como terapeuta se ha dado cuenta que la familia, en México, “es la principal virtud y colchón que absorbe siempre la problemática social, económica o política de este país”, y que durante la pandemia, “la familia fue el núcleo más importante para enfrentar la problemática ocurrida al exterior y al interior de las casas”.

“Durante la pandemia se incrementó para las mujeres la carga de responsabilidades -dijo- trayendo un desequilibrio entre el trabajo y la familia y conflictos en ambos sentidos”. Los conflictos se acentuaron “debido a que las condiciones del trabajo y las relaciones de género en el ámbito extradoméstico y en el doméstico, no facilitan el desarrollo laboral de las mujeres ni la participación de los hombres en los cuidados familiares y las tareas domésticas”.

Agregó que el conflicto entre los ámbitos domésticos y laborales se expresa en la falta de coordinación de los horarios de trabajo, en la falta de reconocimiento por parte de las instituciones de las responsabilidades de las mujeres que son madres y de los hombres que son padres, y en la sobrecarga laboral, esto último debido a la falta de políticas institucionales para facilitar el equilibrio entre trabajo y familia.

Todo esto, destacó, ha traído como consecuencia el incremento de la violencia intrafamiliar, derivada a su vez de los problemas económicos y sociales que vive el país y que afectan especialmente la salud mental. En México, agregó, el desempleo y la pobreza se incrementaron de un 35 a un 70% en el rango de población económicamente activa, que es de los 18 a los 50 años de edad.

Para mejorar esta situación, dijo, “el Estado debe proveer condiciones que garanticen la división equitativa del trabajo productivo y del hogar, así como un ingreso satisfactorio en un horario adecuado, permisos de paternidad más largos, acceso a servicios de guardería y estancias infantiles, además de campañas de sensibilización sobre la paternidad responsable y la eliminación de estereotipos de género”.

Por último, insistió que en el contexto de pandemia, la familia ha sido la fortaleza de todas las personas que han padecido de Covid-19, ya que “la solidaridad social que tienen las familias mexicanas o las formas de unirse en tiempos de crisis no pasa en otros países. Las familias mexicanas son ejemplo de solidaridad social que se moviliza y ahora con la pandemia como un evento extraordinario, ha sido la familia la que ha dado la cara para ayudar, para que estuvieran bien todos y todas sus integrantes”.

Finalmente, destacó la importancia de “incidir en las nuevas generaciones para romper estereotipos, disfrutar y garantizar la armonía de la casa y disminuir la vulnerabilidad de las familias mediante políticas institucionales y empresariales diferentes y reales para conciliar la vida laboral y familiar”.

Print Friendly, PDF & Email
Botón volver arriba