Deportes

Giovanni Reyna da agónico triunfo al Borussia Dortmund ante el Mainz 05

Sin Jude Bellingham, sancionado por ciclo de 5 tarjetas amarillas, sin un partido brillante y agobiado a última hora por un 1-1 que parecía inamovible, el Borussia Dortmund resurgió en el minuto 93, con la oportuna aparición de Giovanni Reyna para empujar el cabezazo de Sebastian Haller, lograr la diferencia en el marcador (1-2) y aliviar a su equipo, a 5 puntos del liderato del Bayern Múnich.

No son sólo 3 puntos para el Dortmund, sino es mucho más. Es el fin de una racha que lo desvelaba como visitante, con una sola victoria en sus últimas seis salidas en la Bundesliga antes del choque contra el Mainz, y amenazaba sus objetivos cada vez con más nitidez, hasta que se repuso en los instantes finales, dentro de una ofensiva que esquivó la decepción con la que se movió el equipo durante prácticamente todo el enfrentamiento.

Un duro golpe para el Mainz, un equipo que se sostiene en la calma de la mitad de la clasificación, sin demasiados apuros por abajo todavía (su ventaja es de 5 puntos sobre el antepenúltimo) ni aspiraciones reales por Europa, pero que encadena 7 jornadas ya sin una sola victoria. Tenía su tercer empate consecutivo. Se le escapó de repente.

El partido surgió con una ebullición tremenda. Los dos goles se concentraron en los primeros 3 minutos y medio; en una vorágine de la que ninguno salió ganador.

Ni el Mainz, que en menos de 100 segundos ya dominaba el marcador, con el cabezazo de Lee que sorprendió a todos en el primer palo, pero también puso en evidencia el sistema defensivo o la concentración inicial de sus oponentes.

Ni el Borussia Dortmund, repuesto de inmediato, menos de 2 minutos después del 1-0, cuando Ryerson se perfiló hacia el medio y soltó un zurdazo que quizá no habría sido nada del otro mundo, que probablemente habría quedado en nada, sin el rebote definitivo en un defensa que alteró la altura del balón y la estirada de Dahmen, sin opción de frustrar el 1-1.

El empeño del Dortmund perdió intensidad. Su presencia en campo contrario, con alguna ocasión, con más permanencia en el terreno rival que en el área, con más amagos que remates, decayó con el paso de los minutos, también por la reacción del Mainz o porque el paso de los minutos lo equilibró todo, como ya lo reflejaba el marcador.

Por momentos, hubo más oportunidades incluso para los locales que para el decaído Borussia, fuera entonces de Europa, entre las reclamaciones de un posible penalti en el tramo final y entre la ofensiva final, cuando de verdad sí creyó en el triunfo, cuando parecía demasiado tarde hasta la irrupción dentro del área de Reyna, que firmó una victoria agónica.

Con información de EFE

Botón volver arriba