Mundo

Hungría ignora el fallo europeo que reconoce las bodas homosexuales, denuncia ONG

El Gobierno húngaro no cumple la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) y sigue sin reconocer los matrimonios del mismo sexo contraídos en otros países de la Unión Europea (UE), según denuncian varias ONG pro derechos de la comunidad LGTB+ en una carta enviada a la Comisión Europea (CE).

“Es chocante que el Gobierno húngaro desafíe abiertamente la sentencia”, aseguró Tamás Dombos, responsable de asistencia jurídica de la Sociedad Háttér, la ONG pro derechos de la comunidad LGTB+ más importante de Hungría.

Dombos, en el comunicado firmado también por ILGA Europa, agrega que espera que “la CE no ignore el asunto e inicie un procedimiento de infracción por la práctica legal que dificulta la vida de las parejas del mismo sexo” en Hungría.

Háttér e ILGA, que también mencionan a Rumanía en sus críticas, señalan que en 2018 el TJUE dictaminó que los países comunitarios deben reconocer los matrimonios de parejas del mismo sexo contraídos en otros Estados miembros, afirmando que no hacerlo vulnera el derecho a libre circulación y residencia.

Según la “sentencia Coman”, referida a un caso en Rumanía, los Estados miembros deben reconocer esos enlaces también cuando en la legislación del país no se contemple el matrimonio entre personas del mismo sexo.

“En los últimos años, las autoridades húngaras se han negado sistemáticamente a registrar en Hungría los matrimonios contraídos por parejas del mismo sexo en el extranjero”, afirma el comunicado.

Desde que llegó al poder en 2010, el Gobierno del ultranacionalista Viktor Orbán ha adoptado una serie de medidas que socavan los derechos de la comunidad LGBT+, al definir en la Constitución el matrimonio como la unión de un hombre y una mujer, prohibiendo el registro legal del cambio de sexo y dificultando la adopción por parejas del mismo sexo.

El año pasado la mayoría gubernamental aprobó una ley que vincula la homosexualidad con la pedofilia y prohíbe hablar de la homosexualidad y el cambio de sexo a menores de edad, sea en las escuelas o en los medios dedicados a menores.

Esta ley fue tachada de homófoba y la Comisión Europea ha asegurado que es “una vergüenza”.

Con información e imagen de EFE

Botón volver arriba