Deportes

Insta HRW a Premier League que impida a gobiernos represores comprar clubes

La organización Human Rights Watch (HRW) (Observatorio de los Derechos Humanos) instó este miércoles (23) a la Premier League inglesa a que adopte medidas para evitar que gobiernos implicados en violaciones graves de los derechos humanos compren sus clubes, después de difundirse que un consorcio saudí está interesado en el Chelsea.

“La Premier League inglesa debería adoptar e implementar inmediatamente políticas de derechos humanos que prohíban a gobiernos implicados en graves abusos de los derechos humanos obtener acciones de clubes de su liga para blanquear su reputación”, indicó la ONG en un comunicado.

Este veto, añadió, “debería extenderse a entidades estatales que (esos gobiernos) controlen, líderes estatales abusivos e individuos que financien o apoyen de cualquier otro modo abusos graves”.

HRW insistió en la urgencia de adoptar estas políticas después de que la prensa inglesa revelara que un consorcio saudí “estrechamente relacionado” con el gobierno de ese país estaba interesado en comprar el Chelsea, puesto en venta por el magnate ruso Roman Abramovich debido a las sanciones en su contra por sus vínculos con el presidente de su país, Vladímir Putin.

La organización de derechos humanos aseguró que este consorcio, el Saudi Research and Media Group (SRMG), es uno de los mayores conglomerados de medios de comunicación de Oriente Medio y, aunque ha negado tener relación directa con el gobierno saudí, “han surgido reiteradamente informaciones de que tiene estrechos y duraderos vínculos con antiguos y presentes gobernantes saudíes”.

Según la ONG, además de que el consorcio, con más de 30 medios de su propiedad, “contribuye en gran medida a promover la imagen del gobierno saudí” y tiene su sede en este país, “donde no hay apenas medios independientes”, tres hijos del rey saudí, Salman bin Abdelaziz, han presidido la compañía entre 2002 y 2015.

Mohamed al Jereiyi, su actual dirigente, fue presidente del consejo de una unidad comercial creada en asociación entre un conglomerado de medios del gobierno saudí y la empresa matriz de SRMG, añadió.

HRW recordó la reciente adquisición “de forma opaca” del club Newcastle por el fondo soberano FIP, controlado directamente por el príncipe heredero y gobernante de facto de Arabia Saudí, Mohamed bin Salman, que desde que fue nombrado en 2017 “ha sido responsable de detenciones masivas, torturas, confiscaciones sin el debido proceso y de ataques ilegales en el vecino Yemen contra civiles”.

“Con otro consorcio con vínculos con el Gobierno saudí intentando comprar el Chelsea, la Premier League debería actuar rápidamente para proteger a la liga y a sus clubes de ser una opción rápida para que dictadores y cleptócratas blanqueen sus reputaciones”, sostuvo HRW.

Con información de EFE

Botón volver arriba