Colima

Invita Salud a cuidar daño emocional tras el sismo

La Secretaría de Salud del Gobierno de Colima hizo un llamado a la ciudadanía para tener cuidado y atender los signos de desgaste emocional producidos tras el sismo de magnitud 7.7 y sus réplicas.

Durante su programa semanal “Salud para todos”, que se transmite a través de la cuenta en Facebook de la Secretaría de Salud, la coordinadora estatal de Salud Mental, Diana Jazmín Virgen González, alertó que el daño generado durante el movimiento telúrico o sus réplicas puede ser devastador para la salud emocional de una persona.

Apuntó que para cuidar la salud mental es bueno dedicar tiempo a uno mismo, acudir a atención psicológica, dedicar tiempo a la familia, preguntarse cuáles son sus pensamientos y qué tan ciertos son y hacer ejercicio.

Eventos como los sismos, dijo, son terribles para el estado emocional de las personas, porque son inesperados, no los podemos controlar y merman la seguridad al trastocar el día a día y otras dinámicas de la vida cotidiana.

La experta planteó que, si bien las personas viven un evento catastrófico como un sismo, su reacción dependerá de las experiencias previas que activarán la Memoria de Trabajo, si fueron positivas ayudará a mantener la calma, mientras que, si fueron negativas, manifestará ese impacto emocional al sentir del evento.

Otro factor es la situación anímica actual. Personas que sufren depresión, ansiedad, conflictos en el hogar o trabajo o eventos de gran impacto, la experiencia se puede convertir en una válvula de escape. También interfiere la edad, la etapa de la vida en la que se encuentre y las responsabilidades que tenga cada persona. “Todos esos factores, este cóctel, se viene en ese momento, en ese lugar y con todo”.

Añadió que esas respuestas son consideradas normales, por lo que no se debe juzgar a quienes las sufren. Entre ellas se encuentran el llanto, ira, enojo, correr, taquicardias, desesperanza, parálisis, euforia.

“No son reacciones ni buenas ni malas, son esperadas. Una vez que entendemos que son esperadas, que unas son más objetivas que otras, nos quitamos la culpa, porque la culpa también es una reacción”, manifestó.

Diana Jazmín Virgen expuso que, si las reacciones vividas durante el sismo se mantienen por más de 2 semanas, se pudiera tratar de un posible trastorno, que puede generar ansiedad, depresión o estrés en gran medida.

Indicó que una persona se puede percatar cuando la situación ya no es saludable, al padecer insomnio, poco apetito o exceso de él, tristeza severa, ira, culpa, todo por una duración que excede las 2 semanas.

Virgen González explicó que el cerebro aprende en base a la repetición. Por ello, los simulacros que se realizan para fomentar conciencia sobre algunos eventos catastróficos funcionan. “Si los repetimos más, nuestro cerebro empieza comprender qué es lo que tenemos que hacer”.

Y añadió: “Cuando hacemos una planeación no basta solamente con escribirla y platicarla, porque no la estamos practicando. Tenemos que materializarlo y hacerlo en familia como un ejercicio recurrente. De esa forma nos vamos adaptando a una respuesta a estas emergencias”.

Insistió que cuidar de la salud mental puede ayudar a que una persona se conozca y sea capaz de sobrevivir en lugar de quedar paralizada por el shock. Detalló que durante esos eventos el ser humano atraviesa distintas fases:

La primera es la sorpresa, donde se cuestiona si puede sobrevivir. La segunda se trata del espíritu comunitario humanitario, donde observa alrededor y se pregunta si puede ayudar a alguien más. Finalmente, llega la “bajada”, donde se analiza cómo se tiene que resolver toda la problemática que generó el evento, es una mirada a la realidad.

“Empezamos a replantearnos qué es lo realmente importante y qué podemos aprender de esto, aparte de cómo reaccionamos, para mejorar nuestra calidad de vida, poner prioridades y que no se nos olvide, porque esta etapa pasa”.

La coordinadora estatal de Salud Mental comunicó que es durante ese momento es cuando se tiene que escribir, elaborar planes y atender la salud mental, pues tras el paso de esas fases uno tiende a olvidar la experiencia.

Botón volver arriba