IoT, sensores en lo profundo del bosque

La combinación de energías renovables y sensores permite instalar redes de dispositivos allá donde no llega el tendido eléctrico. Por ejemplo, hace años que se utilizan placas fotovoltaicas con ese propósito. Sin embargo, también hay una nueva generación de sensores que se alimentan gracias al efecto triboelétrico. Es decir, aprovechando la electricidad estática generada por el movimiento. En este caso se trataría de las ramas mecidas por el viento.

Si además se añade tecnología IoT para que estos sensores se comuniquen entre sí y con los centros de control, se puede disponer de una herramienta muy poderosa en el corazón de los bosques. Uno de los ejemplos son los sensores IoT, que cumplen dos funciones fundamentales: la detección de incendios y la alerta ante situaciones de alto riesgo (sequedad extrema, altas temperaturas, etc.).

Print Friendly, PDF & Email
Sin Comentarios

Deje su Comentarios