Mundo

Irá BCE “tan lejos como sea necesario” para estabilizar la inflación

La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, ha admitido este martes que la inflación permanecerá “indeseablemente alta” en la Eurozona durante “algún tiempo”, aunque ha asegurado que irá “tan lejos como sea necesario” para estabilizarla.

Entre las medidas que se van a poner en marcha figuran una subida de tipos de un cuarto de punto en julio, a la que podría seguir una aún mayor en septiembre, y, desde el 1 de julio, la reinversión de bonos adquiridos en el programa asociado a la pandemia y ya vencidos, según ha anunciado Lagarde durante el discurso inaugural del foro del BCE que esta semana se celebra en Sintra (Portugal).

Reinversión de bonos

La reinversión flexible de los bonos adquiridos en el programa de pandemia (PEEP) fue una de las medidas anunciadas por el BCE tras su reunión extraordinaria del 15 de junio y pretende frenar las eventuales escaladas de las primas de riesgo con la compra de bonos de esos países, para lo que utilizará fondos procedentes de bonos ya vencidos.

Su implementación, según ha dicho este martes Lagarde, comenzará este viernes, 1 de julio.

En esa reunión también se comunicó un nuevo instrumento antifragmentación, que según Lagarde debe ser “efectivo”, “proporcionado” y contener “suficientes salvaguardas” para que los países de la zona del euro tengan una política presupuestaria sana.

Las nuevas medidas antifragmentación no deben interferir en las decisiones de política monetaria, ha insistido la presidenta, que ha recordado que se enmarca en una unión monetaria incompleta que debe transmitir sus decisiones a 19 países con diferentes mercados financieros y de bonos soberanos.

Más allá de estas medidas, Lagarde ha confirmado que, en su reunión del 21 de julio, el BCE subirá en un cuarto de punto sus 3 tasas de interés por primera vez en 11 años: el tipo de las operaciones principales de financiación está ahora en el 0%, el de la facilidad marginal de crédito en el 0.25% y la facilidad de depósito en el -0.5%.

También ha avanzado que la subida de tipos prevista para septiembre podría ser superior a la de julio “si las perspectivas de inflación a medio plazo persisten o se deterioran”, aunque la presidenta ha advertido de que este “acercamiento condicional” al ajuste de los tipos no implica 2un retraso en la normalización” de la política monetaria.

Inflación “indeseablemente” elevada

La eurozona afronta una “indeseablemente” elevada inflación derivada, principalmente, de factores externos como las disrupciones en las cadenas de suministro y los efectos de la guerra en Ucrania, ha explicado, a lo que se unen otros internos como la recuperación de la demanda por la reapertura económica tras la pandemia.

El BCE cree que la inflación convergerá con el objetivo a medio plazo del 2%, pero su efecto sobre las economías domésticas podría retrasarlo, en particular por su incidencia sobre los servicios o los salarios -en un momento en que el desempleo en la Eurozona se encuentra en mínimos históricos-, a lo que se une la guerra en Ucrania, cuyo final “no está a la vista”.

El BCE mantiene su previsión de crecimiento económico

La inflación ya afecta a las economías domésticas, ha admitido Lagarde, como refleja la rebaja de las previsiones de crecimiento, algo que podría deteriorarse aún más si la escalada de precios erosiona los ahorros de las familias y el empleo.

A pesar de ello y de los rumores de una posible recesión para el próximo año, la presidenta ha defendido que el BCE mantiene su previsión de “tasas de crecimiento” en la eurozona gracias a la capacidad interna para amortiguar estos impactos.

El foro del BCE, que se celebra entre el 27 y el 29 de junio en Sintra, contará con la presencia de académicos y expertos, así como con la participación este miércoles del gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey; y el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), Jerome Powell.

Con información de EFE

Print Friendly, PDF & Email
Botón volver arriba