Jorge Vargas, poesía hecha de imágenes

Jorge Vargas (Armería, Colima, 1990) es poeta y fotógrafo. Autor de Pueblo Quieto, libro traducido y publicado por WALLADA en Francia. Ha participado en revistas como Phoenix y Phaeton. Actualmente trabaja como corresponsal en la revista Phaeton.

 

Brevísimo testamento

Dejo mi piel

Delgada tela que violenta la ciudad y examina

Las calles con ojos tristes,

Las pequeñas ventanas donde hubo incapaces amores;

el mar sin mar de mi ciudad.

Dejo mis dedos fantasmales

Que transitaron aguas

Teclas

Vientres

Parpados de miel

Y por los cuales brotó la poesía

Como río de corriente deshilachada.

Dejo mi cabeza

Mis dientes chuecos

Mis piernas de araña.

Dejo mi sombra quemada por la ceniza de los presagios

Desteñida por el fuego del libro nocturno.

Dejo mis sueños a medio cumplir.

Mi maquina

Que año con año

Como pequeño caballo galopó en busca de la fuente

Del orgullo donde la muerte muere.

Un par de libretas engusanadas

Por la pereza.

Algún llanto

Y algunas imágenes violentas del mundo.

 

*

 

Poemeditación para no dormir profundamente

Respira por la nariz tres veces

Tres

Inhala Exhala

Inhala exhala.

Cualquier pensamiento que cruce por tu cabeza

No lo retengas

No lo juzgues

Déjalo ir.

Enfoca suavemente tu atención en tu brazo derecho

El mismo que extiendes para pedirle piedad a la vida.

Ese con el cual te rascas la cabeza cuando no soportas los piojos

El que abraza tu estomago cuando el hambre crece.

Inhala exhala

Siente como poco a poco se hace denso

Como se hace pesado

Repite mi brazo derecho es pesado

Mi brazo derecho es pesado

Mi brazo derecho es pesado

Enfoca tu atención en tu brazo y

deja que tu corazón también se haga de piedra

que pese.

Olvida las muertes

Olvida la violencia

Las desapariciones

Déjate llevar

Tu cuerpo es un río que desemboca en el mar

Siente como te arrastra la corriente

Escucha como ladra el agua

las piedras te muerden

Repite

Mi cuerpo es pesado

Mi cuerpo es pesado como el de Manuel Arias

Al que apodaban el mariachi.

Su cuerpo pesaba después ser asesinado a balazos.

O el de Raúl Hernández Romero

Golpeado y herido de muerte

Con un corte en la cabeza.

Mi cuerpo es pesado

Como el de la pequeña Fátima

Que fue violada, torturada y

Puesta en una bolsa de plástico.

Porque entre más pequeño el cuerpo

Más pesa.

Pesado es mi cuerpo

Mi cuerpo

Su cuerpo

Los cuerpos

Inhala exhala

Siente como poco a poco

Todos los cuerpos caen sobre ti

Olvida el insomnio

Olvida las noches

que nunca serán como nunca

Siente como la miseria va quedando atrás

El infierno ha quedado atrás.

Escucha el agua        ya no ladra.

Print Friendly, PDF & Email
Sin Comentarios

Deje su Comentarios