Lía Llamas: Los retos del escritor en tiempos de pandemia

Por César Barrera Vázquez

*La escritora y gestora cultural nos habla del reto que enfrentan los escritores independientes para vender sus libros durante esta contingencia 

Lía Llamas, autora de Crónicas de un edén perdido, reflexiona sobre las consecuencias del aislamiento social y cómo afecta esta situación el proceso creativo, que en su caso la ha llevado a detenerse un momento en su trabajo literario, pero solo, dice, para regresar con más fuerza.

No solamente en la parte creativa el coronavirus tiene influencia, sino también ha impactado de manera negativa en la comercialización de los libros. Lía explica su caso: Crónicas de un edén perdido se vendía en el Fondo de Cultura Económica de Colima, así como en la Editorial PuertAbierta, pero a causa de la pandemia estos establecimientos están cerrados, como la mayoría de las librerías.

Esto llevó a la escritora a que tuviera que ofertar su libro en sus redes sociales personales, donde se la puede encontrar como Lía Llamas. O por contacto directo, a través del teléfono 312 131 2805. Esta contingencia, explica, la llevó asumir un papel más activo para la comercialización de su libro, como seguro le sucede a muchos autores independientes.

– En una de tus publicaciones en Facebook, dices que abordas la poesía desde una perspectiva de contextos sociales o los contextos sociales desde una perspectiva poética, ¿cómo entiendes eso?

– Me refiero a que algunos de los textos, no todos, pero sí la mayoría de Crónicas de un edén perdido, son de contexto social. Hablo, por ejemplo, de feminicidios, de la violencia que actualmente estamos viviendo no solamente en el país, sino geográficamente en Colima. Me tocó hacer un viaje para la presentación de un amigo, y vamos llegando y lo primero que veo son miles de fotografías, miles, de mujeres desaparecidas.

“De ahí fue una catarsis para escribir –explica Lía—algunos textos poéticos de cómo, a través de una experiencia tan difícil, puede sacar el dolor que se puede manifestar hacia los otros con las otras. A eso me refiero con contexto poético-social, de temas difíciles de digerir y que a veces no se tocan mucho en poesía”.

– Es raro, porque a veces el lugar común de la poesía podrían ser ciertos sentimientos –como el amor–, por lo que enfocarlo en feminicidios, violencia, es infrecuente poesía. ¿Cómo fue el proceso creativo para escribir Crónicas de un edén perdido?

– Voy hacer súper honesta: he venido por bastantes años declinando en esto de publicar…no sé; estaba metida en muchas otras cosas y yo decía en algún momento se dará. Entonces fue un proceso creativo que surgió de un día para otro, porque ya tenía muchísimos años, desde adolescente, escribiendo. Siempre he escrito. Siempre me ha gustado todo lo que tiene que ver con literatura, en específico la poesía me gustaba mucho y me gusta mucho.

Lía Llamas recuerda que en aquel entonces obtuvo el segundo lugar a nivel nacional en un concurso de poesía, lo que la alentó a seguir escribiendo. “Veía una particularidad en ese tema. Y se dio muy fácil porque ya tenía los textos, que surgieron cuando estaba estudiando. A lo mejor tuve una pérdida de una persona muy querida en mi vida. Fue una recopilación y, por supuesto, que hubo textos nuevos, como son los que surgieron en viajes cortos con amigos”.

La escritora y gestora cultura explica que el libro se constituye por un lado, de esta recopilación de textos cuyo germen se remonta a su juventud, pero también las experiencias dolorosas e impactantes que vivió en los viajes que ha realizado.

– Como escritora, en estos tiempos de pandemia, de aislamiento social, ¿son más propicios para escribir o presentas mayores dificultades? ¿Cómo has experimentado esta situación y cómo ha influido el trabajo de escribir?

– Voy hacer completamente honesta contigo. En lo personal ha sido muy difícil. Tengo muchos amigos que hemos hablado de este tema y me han comentado que les ha sucedido mucho la creación en tiempo de crisis; a mí en lo personal me ha sucedido como un bloqueo (risas), y no estoy escribiendo, porque era como estar pensando qué va a suceder. Tengo poquitas semanas que otra vez volví a iniciar la escritura y bifurcar estos sentimientos que surgen cuando no sabes qué va a pasar con la humanidad.

“Híjole, yo soy muy depresiva –revela la escritora–, todo esto de no saber qué pasa me influye y por eso no he escrito mucho. Pero sé que cuando suceda voy a estar como antes, sin parar. Tengo este brete: de asimilar lo que está pasando y esperar a ver qué va a surgir. No soy como esos amigos que dicen que nunca paran. No: yo creo que es necesario de pronto alejarse de todo para regresar con mucha fuerza”.

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios