Universitarias

Más 30 millones de abejas muertas en Armería y Tecomán por envenenamiento

Al menos el 30% de colmenas en el estado han resultado afectadas en la mortandad de abejas que comenzó hace 15 días en la zona de Armería y Tecomán, de acuerdo con el conteo que se ha realizado entre apicultores y los profesores de la Universidad de Colima que apoyan en el proceso. Hasta el momento se registra la muerte de aproximadamente 30 millones de abejas por envenenamiento.

Elvira Silva Jiménez, profesora de la Facultad de Ciencias Biológicas y Agropecuarias de la Universidad de Colima ha estado acompañando a los apicultores en sus reportes de abejas muertas. “Se tomaron muestras y se enviaron a un laboratorio especializado donde se analizan para identificar cuál es la muerte, contabilizamos más de 637 colmenas afectadas en el estado, más de 30 millones de abejas muertas”.

La docente confirmó que la situación sí califica como una emergencia para el sector apícola y que en realidad corre riesgo la apicultura del estado. Por el momento, señaló que las zonas más afectadas son, en Tecomán, la zona de El Real y Pascuales, además de todo el municipio de Armería, “nos preocupa por el impacto ambiental porque las abejas polinizan y es gracias a eso que tenemos frutos, sin ellas la producción agrícola cae”.

Destacó la importancia de que la sociedad y los agricultores en general se sensibilicen y que hagan sus fumigaciones por la noche para evitar el envenenamiento, “esta situación ya ha pasado, pero no tan compleja ni con tanta mortandad y aún no hemos terminado de contabilizar”.

El compromiso de los investigadores, dijo, es generar la información de la campaña para el cuidado de las abejas, apoyar en el protocolo de las muestras de los apicultores, documentar la situación y formar parte de esa de comisión de apoyo, promoviendo la capacitación y difusión.

Silva Jiménez destacó que si la próxima semana no hay aplicaciones de fumigantes ni mortandad de abejas, podrían terminar el conteo, mientras tanto, los apicultores toman medidas como mover las colmenas de las zonas afectadas.

Refirió, por último, que en Colima se tienen más de 350 especies, y solo se está cuantificando a una pero son muchas más las polinizadoras que se están muriendo, “necesitamos hacer conciencia, hay que cuidarnos, las cuidamos a ellas y ellas nos alimentan a nosotros”.

Print Friendly, PDF & Email
Botón volver arriba