Mundo

Más de 300 detenidos en Bielorrusia en nuevas protestas contra Lukashenko

Más de 300 personas fueron detenidas hoy en Bielorrusia en una nueva jornada de las protestas que estallaron hace cuatro meses contra el mandatario del país, Alexandr Lukashenko, a quien la oposición acusa de fraude en las elecciones presidenciales del pasado 9 de agosto.

Solo en Minsk fueron detenidas más 300 personas por “trasgredir la ley sobre actividades masivas”, según informó el jefe del Departamento de Seguridad Pública de la capital bielorrusa, Alexandr Kupchenia, en la página web de la Policía.

El alto cargo policial indicó que contra los detenidos fueron abiertas causas administrativas, que según la legislación bielorrusa pueden acarrear multas o días de arresto.

De momento se desconoce el número de detenidos en otras ciudades del país donde también tuvieron lugar manifestaciones de protesta.

La ONG bielorrusa de derechos humanos Vesná publicó una extensa lista de personas arrestadas por la policía en distintas ciudades, la mayoría de ellas en Minsk.

Al igual que el domingo pasado, los opositores utilizaron la táctica de pequeñas manifestaciones y marchas en distintos barrios de la capital para evitar que las fuerzas policiales, que desde la mañana ocuparon prácticamente el centro de Minsk, pudieran efectuar detenciones masivas.

La lista de Vesná incluye a la conocida activista opositora Nina Baguínskaya, de 73 años, que fue arrestada en una manifestación anterior, en septiembre pasado, tras lo cual Lukashenko impartió instrucciones a la policía de que no actuara contra ella.

Según la ONG, Baguínskaya fue detenida en Minsk junto a la Academia del Ministerio del Interior y poco después quedó en libertad.

Casi cuatro meses después de las elecciones, consideradas fraudulentas por la oposición y Occidente, los bielorrusos siguen tomando cada domingo las calles en Minsk y otras ciudades del país.

La oposición acusa a Lukashenko de haber robado las elecciones a la opositora Svetlana Tijanóvskaya, quien tuvo que exiliarse tras ser amenazada por agentes del Comité de Seguridad del Estado (KGB) de Bielorrusia.

Botón volver arriba