“No hay señales de vida” en escombros de edifico de Beirut

Rescatistas que excavaban por tercer día entre los escombros de un edificio de Beirut dijeron este sábado (5), que ya no había esperanzas de encontrar a alguien vivo, más de un mes después de que una enorme explosión en un puerto destrozara la capital del Líbano.

Unos 50 rescatistas y voluntarios, incluido un equipo de especialistas de Chile, habían trabajado durante tres días para localizar a alguien después de que los sensores detectaran señales de respiración y calor.

“Técnicamente hablando, no hay señales de vida”, dijo Francisco Lermanta, jefe del grupo de rescate voluntario Topos Chile, en una conferencia de prensa y agregó que los rescatistas habían “peinado” el 95% del edificio.

Las señales de vida detectadas en los últimos dos días, dijo Lermanta, fueron respiraciones de compañeros de rescate que ya estaban dentro del edificio y que fueron recogidas por sus sensibles equipos. Aseguró que los esfuerzos ahora se centrarán en limpiar los escombros y encontrar restos.

“Nunca nos detenemos ni con el uno por ciento de esperanza”, dijo Lermanta, de encontrar un cuerpo. “Nunca nos detenemos hasta que el trabajo esté terminado”.

La explosión del 4 de agosto mató a unas 190 personas, hirió a 6,000 más y devastó barrios enteros. Las autoridades llevaron a cabo ceremonias el viernes para marcar un mes desde que la explosión arrasó una ciudad que ya se tambaleaba en medio de una paralizante crisis económica.

Los esfuerzos de rescate dominaron las redes sociales y locales, mientras los libaneses esperaban por un milagro que no llegó.

El edificio en ruinas donde continuaba la búsqueda se encuentra entre los distritos residenciales de Gemmayze y Mar Mikhael, entre las áreas más afectadas por la explosión y hogar de muchos edificios antiguos que se derrumbaron cuando avanzó la onda expansiva.

El trabajo se hizo lento, dijeron los rescatistas más temprano, ya que el edificio corría el riesgo de colapsar por completo. “El edificio se está derrumbando, da miedo y hay mucho peligro para el equipo”, dijo Abou Moussa.

Los trabajadores usaban palas y sus manos para cavar, mientras que las excavadoras mecánicas y una grúa levantaban escombros pesados. También se utilizó equipo de escaneo para crear imágenes en 3D del edificio destruido.

Print Friendly, PDF & Email
Sin Comentarios

Deje su Comentarios